Colegio Del Alba -COQUIMBO - Región de Coquimbo
Título iniciativa:

MOCIÓN: “Readecuación del pago de licencias médicas para un equilibrio económico y psicológico del trabajador”



I       DEFINICIÓN DE CONCEPTOS.



 



            Dentro del sistema
laboral chileno todo trabajador recibe un sueldo por un trabajo realizado.
Durante el ejercicio de esta labor, la persona que presta el servicio puede o
no poseer una jornada de trabajo, la que cuenta con una cantidad de horas
dependiendo del código que lo ampare. Al mismo tiempo, puede ser un trabajador
independiente o dependiente. En todos los casos el elemento esencial para poder
llevar a cabo el trabajo es la salud del trabajador, la que debe ser íntegra
para poder rendir de acuerdo a los términos de producción que el área laboral
requiere. Cuando este factor, la salud, falla, se puede recurrir a la licencia
médica, la que ya ha sido reglamentada bajo la ley 20.585, promulgada el 26 de
abril del año 2012, en la que se expone el establecimiento de regularizaciones
que permitan asegurar el otorgamiento adecuado de este beneficio. Por lo tanto,
al momento de enfermarse un trabajador, éste podrá asistir ante un profesional
médico, el que según la evaluación de salud que le hará podrá, previa
autorización de COMPIN, otorgar un periodo específico de ausencia laboral para
que pueda recuperarse de su afección, licencia que impedirá al empleador a
desvincular contractualmente al trabajador, al mismo tiempo que éste podrá
contar con el beneficio del pago por esos días de reposo, tal cual como si los
estuviera trabajando.



 



II      EL PROBLEMA.



 



            Partiendo de la base
en que el trabajador es el cimiento fundamental para el funcionamiento
económico del país, hemos de buscar el bienestar sicológico y económico de los
individuos en cuestión. Fonasa y las Isapres tienen un plazo máximo de 60 días  para pagar una licencia médica, por lo tanto,
cuando alguien se enferma y presenta una licencia médica, tiene que confiar en
lo rápido y eficiente que sea su isapre o fonasa (dependiendo del caso), para
que le pague lo más pronto posible. Hay que tener en consideración que una
persona que se enferma, lo más probable es que tenga que gastar dinero en
remedios, atención médica, hospitalizaciones, etc. Teniendo en cuenta que esta
persona tendrá gastos extras en salud y 
además existe una incertidumbre con respecto a si recibe su sueldo
íntegro a fin de mes dentro del plazo normal, se crea un desequilibrio
económico que lo afecta no solo en su estabilidad salarial, sino que lo
perjudica psicológicamente debido a las preocupaciones que se desprenden al no
tener los recursos para cubrir sus necesidades.



En Chile, existe un 75% de beneficiarios del sistema FONASA, mientras
el porcentaje restante está afiliado a algún tipo de Isapre. Por su parte, la
cantidad de licencias médicas en el país se ha incrementado considerablemente
en los últimos años, aumentando entre el año 2001-2011 en un 8,3%, tan sólo en
el sistema privado.



Siendo el trabajador una parte fundamental para formar las bases de una
sociedad con una economía estable y un factor determinante en el progreso y en
el crecimiento de nuestro país, nos parece que no se ha dado la importancia
necesaria para asegurar su bienestar psicológico ni se ha profundizado lo
suficiente en esta materia. Esto no solo afecta al trabajador y a su familia,
sino también a la empresa u organización a la que pertenece, ya que el estado
emocional de la persona afecta, de una forma u otra, a la producción, perjudicando
a más de un sector de la sociedad chilena.



 



III     LA  SOLUCIÓN.



 



            Nuestra propuesta
busca la modificación de la ley Nº 20.585 pasando la responsabilidad del
trabajador de tramitar su licencia frente al COMPIN al empleador, es decir, que
se establezca  una interacción directa
entre las Isapre y Fonasa con  el
empleador.  Proponemos, por tanto, que al
trabajador se le cancele su sueldo íntegro a fin de mes para no ver mermado su
ingreso mensual, y que sea el empleador el encargado de exigir en reembolso de
los dineros directamente al organismo ya mencionado. Ahora bien,  en caso de ser rechazada la licencia, que los
descuentos correspondientes a los honorarios del empleado se realicen a partir
del segundo mes luego de haberse reintegrado el trabajador. Así, éste sabrá que
tendrá un descuento y podrá organizar su economía evitando los gastos excesivos
y fomentando el ahorro familiar.



Creemos que llevando a cabo estas  modificaciones lograríamos una seguridad
emocional en el obrero conllevando a una mejora en la actitud para desarrollar
sus funciones.