Liceo Bicentenario Mary Graham -VILLA ALEMANA - Región de Valparaíso
Título iniciativa: Ley que exija la habilitación de áreas verdes en los colegios proporcional al número de alumnos.



Debido a que la ordenanza general de construcciones en
lo referido
 
a  infraestructura sobre la construcción de
establecimientos educacionales
no integra articulo
 alguno sobre la obligación de contar con  áreas verdes
 en un establecimiento educacional
, pensamos que es importante integrar
en la normativa aspectos relativos a su
implementación
  en proporción al
 número
de estudiantes.




Tomando
en consideración que el indicador utilizado en Chile para
evaluar la dotación
de áreas verdes urbanas es la superficie total de
áreas verdes dividida por el número
de habitantes, teniendo como
referencia el valor de 9,0 metros cuadrados de
área verde por
habitante (m2 hab.) propuesto por la OMS. Y que las  áreas verdes
urbanas (AVU) proveen servicios
sociales y ecológicos, en función
de su distribución, superficie y accesibilidad.
Varios estudios
demuestran
 que en nuestro país, las  comunas de más altos ingresos concentran el

32,2% de la superficie total de áreas verdes, mientras que las  comunas
 más pobres sólo tienen el 4,1%.




 También hay acuerdo respecto a las profundas
desigualdades existentes
 entre las comunas de acuerdo con un catastro realizado
por la
Comisión Nacional de Medio Ambiente, en el año 2003 el promedio
metropolitano
era de 3,2 m2/hab., pero las comunas más pobres registraban
valores
 muy inferiores, entre 2,9 y 0,4 m2/hab., mientras que las comunas de
más
 altos ingresos tenían entre 6,7 y 18,8 m2/hab. (Nilo, 2003). En el año 2009
 el promedio era 3,9 m2/hab., con valores extremos de 1,1 m2 /hab.
 en Quinta
Normal, y 12,6 m2 /hab. en Santiago (www.observatoriourbano.cl).




Estas
diferencias también se replican entre los colegios particulares y
los colegios
municipalizados y/o particulares subvencionados.




Con
la implementación de un porcentaje determinado áreas verdes en
cada espacio
educacional se logran atenuar las notorias 
brechas sociales
que marcan diferencias entre los  sectores socioeconómicos más vulnerables,
en los
cuales, las áreas de recreación son escasas. Sin contar, además,
que logra
unificar a la comnunidad educativa con un fin en común: la
preservación y mantención
de una conciencia ecológica, lo cual, significa un
gran aporte para el
medioambiente y la convivencia general en un
entorno determinado.




La finalidad de este proyecto, no va más allá de la
implementación de un
 nuevo artículo a la ordenanza general de construcción de
establecimientos educacionales.