Colegio San Marcos -ARICA - Región de Arica y Parinacota
Título iniciativa: Elaboración de un centro educacional para impartir educación sexual en la región de Arica y Parinacota.



No es un secreto el que Arica tenga la más alta tasa de VIH y SIDA en el país, además de tener la tasa histórica de mortalidad por esta enfermedad en todo Chile. En suma, son más de 41 mil jóvenes los que ven determinado su futuro por un embarazo a una edad muy temprana, según plantea la ministra del Sernam, Carolina Schmidt.


 


Entre las varias razones que los centros de salud locales adjudican al problema, están la situación de la ciudad como "ciudad de paso" y la población flotante que ello conlleva; la línea fronteriza con Tacna y su famoso "barrio rojo", donde se puede acceder a la compra de sexo por sólo 15 soles (aproximadamente 3000 pesos chilenos); el contexto social de Arica, donde la tasa de violencia intrafamiliar es de 60 víctimas por cada 100 mil habitantes, y el consumo de drogas entre escolares, que supera la media nacional; además de que la región tiene el menor ingreso por hogar en Chile. Todo esto nos convierte en una zona vulnerable.  


 


¿Pero cuál es el mayor problema en esta situación? Claramente, la falta de educación. 


 


Actualmente, el contagio entre los 10 y 19 años ha aumentado, cuya tasa es cuatro veces más alta que en el resto del país, con 114.5 casos por 100 mil habitantes, versus los 25.9 casos de media nacional (estadísticas tomadas del Diario La Tercera). En la disco más popular de la ciudad, strippers de ambos sexos protagonizan shows excesivos en el escenario y sostienen que incluso se puede llegar a tener sexo en vivo, dependiendo de qué tan "prendida" se encuentre la gente. ¿Qué nos dice esto sobre nuestra cultura respecto a la sexualidad? Definitivamente, que la falta de información, conciencia y conocimiento acerca de lo que las enfermedades de transmisión sexual son --especialmente VIH y SIDA--, y la importancia de prever un embarazo en la adolescencia, es lo que más ha afectado a nuestra región. 


 


"Son los padres los que se han opuesto a abordar esta materia en los colegios", reconoce el seremi de Salud, Luis Sandrock, cuando se le consulta sobre la información preventiva a los escolares en la región. Debido a ello, los colegios -- en forma discrecional -- abordan la materia y otros, simplemente, la obvian. Esto es, precisamente, lo que queremos evitar. 


 


En perspectiva, la construcción y aprobación de una ley que además de hacer obligatoria la impartición de educación sexual en los colegios, la fiscalice, podría parecer suficiente. Pero, ¿quién nos asegura que esta ley se cumpla? Como se mencionó antes, son principalmente los propios padres de los estudiantes quienes se rehúsan a estas clases. Por lo mismo, lo que nuestro mensaje plantea es que se instale, para la región, un organismo educacional sobre VIH, SIDA y sexualidad. Es sabido que actualmente existe un centro comunitario en la ciudad, pero, a pesar de que se atienda de lunes a viernes y desde las 16:00 a 23:00 horas, éste se orienta sólo a la prevención de contraer el virus VIH, y no abarca el embarazo adolescente. Además, sigue siendo un centro comunitario al cual la gente accede por voluntad propia


 


¿A qué queremos llegar con esto? La ley que tenemos intención de implantar en nuestra región sería imperativa, puesto que exigiría a los colegios (incluyendo alumnos y apoderados dentro de él) a recibir a este organismo dentro de sus puertas para impartir tanto clases acerca de sexualidad como de VIH y SIDA; sobre cómo, por ejemplo, usar adecuadamente los métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no deseado, qué puede y qué no puede protegerte de contraer una enfermedad de transmisión sexual, qué significa SIDA y qué es el VIH, cómo esto podría afectar tu vida a futuro, cuáles son los riesgos, qué hacer y a dónde acudir si estás infectado; qué hacer si estás embarazada, cuáles son tus opciones y a dónde acudir. En fin, la aclaración de dudas y repartición de recursos a quienes lo necesitaran. La iniciativa del proyecto es terminar para bien con la ignorancia respecto al tema en nuestra región. Además, como dice el artículo 10 de los derechos humanos: “El derecho a la educación: La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida”; y la sexualidad es una importante etapa en la vida de una persona.


 


Uno de nuestros modelos a seguir sería el proyecto de las JOCAS: Jornadas de conversación sobre Afectividad y Sexualidad, que se inauguraron el año 1996 y se realizaron solamente hasta el año 2000, debido a la oposición de la Iglesia en el tema. Sin embargo, en el año 2001, se hizo un estudio por el Mineduc que entregó resultados exitosos: un 85% de los estudiantes reconocían haber aprendido y 75% de los docentes percibió que las jornadas favorecieron en su relación con los estudiantes. Por eso, sostenemos con seguridad que el proyecto sería un éxito y terminaría siendo de gran ayuda para los habitantes de nuestra región. 


 


¿Por qué creemos que es tan importante la elaboración de esta ley? Principalmente, porque los números son, sin duda, alarmantes y la cantidad de víctimas aumenta día a día en un cuento de nunca acabar. Si las personas no son informadas desde una edad en la que todavía sus mentes están abiertas a recibir información e introducirla en sus vidas, es muy difícil hacerlo cuando ya han desarrollado un criterio propio. La falta de conocimiento sobre educación sexual en nuestra región y en el país, es el detonante para que todos los demás factores (la frontera con el "barrio rojo", la condición de "población flotante", las discotecas) recaigan y afecten a nuestros ciudadanos.


 


Uno de los "peros" que encuentran los jóvenes para realizarse examen, es que para someterse al test de Elisa se necesita el consentimiento de los padres. "Hubo dos jóvenes que esperaron hasta los 18 años para hacerse el examen y efectivamente estaban contagiados. Les temían a los padres", indica Ana Miles, doctora tratante de enfermos de sida en el hospital. Nuestra intención es también terminar con el estigma de las ETS y el embarazo juvenil, hacer que la gente entienda que los prejuicios infundados acerca de ambos conceptos deben quedar en el pasado, enseñarles que tienen que abrir sus mentes y aceptar que estos problemas compromete a toda una comunidad, no sólo a un grupo de gente. Y si una persona ya contagiada no tiene idea de su situación, o bien la conoce, pero no sabe cómo protegerse ni de qué manera mantener una vida saludable, o tiene miedo de ser juzgada, terminaremos cayendo en un interminable ciclo que significaría nuevos contagios, nuevas víctimas y más ignorancia. 


 


Como dijo Major Robert Owens, político y parlamentario norteamericano: "Todos los hombres nacen iguales, pero aquellos (...) con recursos de información, están en situación de tomar decisiones más acertadas que los que son analfabetos con respecto a la información". Por eso, sostenemos que informar a las personas acerca de lo que significa el VIH, SIDA y embarazo adolescente, les dará la oportunidad de tomar decisiones acertadas, a conciencia y responsablemente.