Liceo Octavio Palma Pérez -ARICA - Región de Arica y Parinacota

Título iniciativa: Implementación de la Asignatura de Formación Cívica y Ética.


Propuesta legislativa:

-Iniciativa:
Moción                                                       



Modifica
la Ley Nº 20.370, Orgánica Constitucional Sobre Bases Generales De La
Educación, en relación a:



Fortalecer
la formación integral de los estudiantes mediante la incorporación de la
asignatura de Formación Cívica y Ética.



 



I.- Fundamentos.



 



Hace 169 años atrás Andrés Bello señalaba: “Todas
las facultades humanas forman un sistema, en que no puede haber regularidad y
armonía sin el concurso de cada una. No se puede paralizar una fibra, una sola
fibra del alma, sin que todas las otras se enfermen”
1
y hace poco la UNESCO planteaba que: “la educación debe: contribuir al desarrollo total del individuo en el
marco de una sociedad pluralista
(...)”
2



Esta concepción de la
educación como formadora de personas integrales está presente en el artículo 19
de nuestra Constitución Política que señala en su inciso 10º: “La educación
tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su
vida”
3, así como en el artículo 10 de la Ley General de
Educación, cuando indica que: “Los alumnos y alumnas tienen derecho a
recibir una educación que les ofrezca oportunidades para su formación y
desarrollo integral;(...)”
4.



Sin embargo, una serie de evidencias nos indican
que lo anterior no se está cumpliendo a cabalidad, ya que en la práctica
nuestro sistema educativo está favoreciendo un modelo de educación
instrumental, de raíz utilitarista, donde lo que importa es el resultado
medible numéricamente, dejándose de lado la centralidad de la persona humana.
Se está entendiendo calidad de la
educación como eficiencia y  ésta como
rendimiento escolar.
Se les pregunta a los estudiantes cuánto saben de
matemática o lenguaje, qué promedio de notas tienen, más que por sus opiniones
o sentimientos. Se privilegia el saber
por sobre el ser, lo cognitivo por sobre lo valórico y afectivo.



Lo anteriormente
expuesto, se evidencia en  que el logro
de la calidad de la educación, se mide a través de pruebas estandarizadas como
el SIMCE o PSU, que evalúan fundamentalmente
conocimientos, asimismo el sistema
educativo acredita como de “Excelencia Académica” a escuelas que logran sortear
con éxito el SNED (Sistema Nacional de Evaluación del Desempeño Docente) que un
65% de sus indicadores de logro, se refieren a los puntajes obtenidos en el
SIMCE, sin  considerar lo valórico, el
clima de convivencia y el desarrollo de los objetivos transversales.



 



Otras evidencias:



En 1998 se eliminó la asignatura de Educación
Cívica y en 2011 se rechazó su reinstalación en la malla curricular.



En los últimos años se han intentado reducir
las horas de Filosofía, Historia,
Artes y Educación Tecnológica para potenciar a Lenguaje y Matemática.



Se relegó a un segundo plano un espacio de
formación valórica  de gran impacto como
eran las JOCAS (Jornadas de Conversación sobre Afectividad y Sexualidad).



 



La situación
descrita fue advertida en 2006 por el Consejo Asesor Presidencial para la Calidad
de la Educación, quien en su informe final señalaba que “En Chile a veces se
ha acentuado en demasía el concepto de calidad de la educación bajo el
paradigma de capital humano vinculado al desarrollo económico.”
5



Este descuido por
la formación integral de los alumnos adquiere mayor gravedad, si consideramos
que hay múltiples evidencias que nos indican que nos encontramos frente a una
crisis valórica y social y que la educación no ha sabido enfrentar.



Una demostración de esto, es el aumento de la
violencia escolar como lo revela la Encuesta
Nacional de Convivencia Escolar que señala que en 2011“cerca del 25% de los
estudiantes declaraba ser víctima de bullying diariamente”.
6 ó como indica la última encuesta de SENDA, un 33% de los alumnos declara que le han robado en el colegio
alguna vez en el último año.
7



También podemos apreciar un aumento del nivel de
estrés y el individualismo en los estudiantes que buscan las mejores notas para
estar dentro del ranking de su escuela y tener más puntos para la PSU. Asimismo
el desencanto con la política es cada vez más real, ya que como señala la Sexta Encuesta Nacional de Juventud 9,
el 23,8% de los jóvenes entre 15 y 29 años está insatisfecho con la democracia,

además el 90,8% no le interesa participar en un partido político y antes de la
inscripción automática el 43,8% no se inscribía en los registros electorales,
porque la política no les interesa.
8



 



Además
según la prueba sobre conocimientos de Educación Cívica y Formación Ciudadana
de 2009,
sólo el 20% de los estudiantes demostró conocer  la realidad política y social del país. La
apatía por participar y la falta de formación cívica se torna preocupante,
cuando hoy
tres millones y medio más de jóvenes están habilitados para
sufragar
.
Todo lo anterior
podría afectar el funcionamiento de la democracia, el no cumplimiento
de los deberes cívicos,  así como el
aprecio por las instituciones republicanas y el servicio público. Una señal que
algo no funciona es la ocurrencia en el último tiempo, de graves actos de
corrupción en el aparato público y abusos en el ámbito privado, cuyos
protagonistas son generalmente profesionales jóvenes.



La necesidad de lograr la
formación ética y ciudadana de nuestros estudiantes es más urgente en la
actualidad, cuando vemos que la familia ha perdido capacidad para transmitir
cultura y sistemas de valores.



Por lo tanto, formulamos una
iniciativa de ley que contribuya a fortalecer la formación integral, para ello
proponemos la incorporación en la malla curricular de una asignatura que se
oriente a
profundizar
formación de personas éticas capaces de construir proyectos para lograr una
convivencia armónica.



 



II.- Propuesta de Ley



 



Art. 1°. Inclúyase la siguiente modificación a la ley N°
20.370, General de Educación.



1) Incorpórese al artículo 4 a continuación del
actual inciso final, el siguiente inciso nuevo:



El Estado profundizará la formación integral de los
estudiantes propuestas en los objetivos fundamentales transversales, a través
de la incorporación a la malla curricular de educación media de los
establecimientos educacionales de cualquier tipo de dependencia, la asignatura
de Formación Cívica y Ética, la que tendrá como objetivo el
desarrollo de actividades destinadas a interiorizar los valores de
convivencia, fomentar la reflexión crítica, formar hábitos democráticos y  una cultura ciudadana.



 



Artículo 1º transitorio:El Ministerio de Educación formará una comisión que en el lapso de
cuatro meses de promulgada la presente ley establecerá los objetivos
fundamentales de la asignatura y un procedimiento para que la comunidad
educativa de las escuelas, pueda participar en la propuesta de los contenidos a
ser tratados, de acuerdo a sus particularidades y necesidades, teniendo como
marco
el
orden constitucional, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y
la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza, además de un sistema para
evaluar el logro de los objetivos propuestos.



 



1.www.uchile.cl/portal/presentacion/historia



2. redalyc.uaemex.mx



3. www,injuv.gob.cl



4. www.diarioficial.cl/



5. bibliotecadigital.academia.cl



6. informa.gob.cl



7. www.senda.gob.cl



8. www.injuv.cl