Liceo Camilo Henríquez -TEMUCO - Región de la Araucanía
Título iniciativa: “La mano invisible de los preuniversitarios en Chile” Proyecto de Ley que regula el mercado de los preuniversitarios.


























                                                                                                    “La mano invisible de los
preuniversitarios en Chile”



Proyecto de Ley
que regula el mercado de los preuniversitarios.



 



Nuestro
proyecto de ley fue motivado por la creciente necesidad de los jóvenes chilenos
por ingresar a centros de preparación para la Prueba de Selección Universitaria,  también llamados “Preuniversitarios”. Lo que
nos lleva a pensar si estas instituciones que en estos últimos treinta años han
experimentado un explosivo crecimiento ¿Han sido reguladas por algún órgano del
Estado competente al tema educacional?



 



Las
respuestas a nuestras interrogantes son claras y concisas: en Chile el
Ministerio de Educación no cumple ningún rol en la regulación de los
preuniversitarios. Las únicas entidades que supervisan el funcionamiento de
estos centros son el Servicio de Impuestos Internos (SII) que se encarga de la
recaudación de impuestos y el Servicio de Salud que se ocupa de controlar las
medidas sanitarias dentro del establecimiento. Paradójicamente ninguna de estas
instituciones pertenece al MINEDUC. Como ejemplo de esto, el SII controla de la
misma manera tanto a un almacén de barrio o a una pizzería como a una de estas
grandes cadenas de preuniversitarios.



 



Si
a lo expuesto se agrega que el Estado chileno se ha puesto como meta disminuir
la brecha social existente en nuestro país, pensemos como lo hará una familia,
la cual percibe el ingreso mínimo de $182.000 del que deberemos restar
aproximadamente un 18,5 % para descuentos previsionales, dejando a la familia
con un presupuesto mensual de $148.330, pero a esta situación le incluimos que
la familia tiene solo un hijo en la enseñanza media y desea prepararse para
rendir una buena PSU. Los padres deberán invertir alrededor del 54% de su
sueldo para financiar la capacitación de su hijo. ¿Y quién le asegura a estos
padres y a su hijo que el precio que están pagando se condice con la calidad de
educación que se le está entregando? Debemos destacar que no existe una
definición exacta de calidad sino indicadores que nos acercan a un posible
significado más claro y menos ambiguo acerca del concepto. 



 



Por
lo anteriormente señalado proponemos las siguientes enmiendas:



Ø 
Crear una Superintendencia de Pre-Universitarios
(SPU) dependiente del Ministerio de Educación, que supervise la calidad de los
servicios prestados en estos establecimientos. Este organismo se financiará con
los presupuestos de educación de cada año.



Ø 
Establecer un sistema de acreditación a cargo de
la SPU que se encargará de certificar la calidad educacional de estos.



Ø 
Elaborar un ranking nacional de
preuniversitarios, dirigido por la superintendencia mencionada anteriormente, en
el cual no solo se demuestre su eficacia por los resultados de la PSU, si no
mediante diferentes indicadores que engloben el concepto de calidad.



Ø 
Formar vínculos con el MINEDUC para que sea
parte del proceso preuniversitario y que aporte fondos para becas y
subvenciones dirigidas a los alumnos de escasos recursos que buscan optar a una
capacitación de calidad.  



Ø 
Apoyar la creación de sindicatos de trabajadores
de preuniversitarios amparados por la SPU.



Nuestro
proyecto entra en tipo de leyes que manda, corresponde además a un mensaje ya
que necesita dineros del estado para su satisfactoria eficacia, no requiere
modificar la constitución vigente ya que actualmente no existe legislación
alguna respecto al tema y se enmarca en la Comisión de Educación, Cultura,
Ciencia y Tecnología del Senado y la Comisión de Educación, Deporte y Recreación
de la Cámara de Diputados.