Escuela Basica Lagunillas -CASABLANCA - Región de Valparaíso
Título iniciativa: Modificación a la Ley 18.956 que reestructura el Ministerio de Educación.


Las escuelas que poseen mayor dificultad en el acceso, generan un incuestionable menor rendimiento en los estudiantes que una urbana, pues la mala accesibilidad dificulta el aprendizaje, el que los estudiantes deban levantarse más temprano y llegar más tarde a sus hogares genera mayor cansancio y menor grado de concentración, además de la falta de recursos para alimentación y vestimenta, lo que también influye en las evaluaciones. Los contextos en situación de vulnerabilidad compleja cumplen con un perfil de decaimiento cultural que viene por descendencia familiar, es decir, comunidades con bajo nivel educacional, ya sea por su condición económica y/o geográfica.
La autonomía económica que se le entrega a los sostenedores, genera desigualdad en la asignación de recursos en sus propios establecimientos, lo que provoca diferencias en el gasto por estudiante, es decir, algunos reciben un mayor aporte que otros, lo que se puede ver reflejado en la infraestructura de algunos establecimientos, el acceso a la cultura y las artes y otros, también favorece a la falta de transparencia que podría o puede beneficiar a directores con buenos contactos, prestándose para mal gastar los recursos. La asistencia diaria como base de obtención de recursos penaliza brutalmente a aquellos establecimientos donde la asistencia depende de las condiciones geográficas y económicas.
El enfoque utilizado por el ministerio para la distribución de los recursos en infraestructura, es la identificación de las necesidades a nivel regional, las que se asignan a través proyectos, por lo que aquellos municipios que cuenten con mayores competencias en gestión, tendrán mayores posibilidades de adjudicárselos.
El exceso de contrataciones en educación es una de las mayores ineficiencias en el uso del capital económico, lo que minimiza la posibilidad de obtención económica para las reales necesidades de los establecimientos. La red local posee una planificación limitada en relación a la geografía del lugar, lo que imposibilita la creación de estrategias de gran envergadura que favorezcan la oferta educativa.
La inexistencia de un diagnóstico claro a nivel nacional, provincial y local de las reales necesidades de los establecimientos y sus estudiantes en condición de vulnerabilidad, evita la existencia de una política asertiva que guíe a los sostenedores a mejorar la estrategia para el desarrollo de los aprendizajes que satisfagan las necesidades de la población.

(Ref. OCDE Revisión de Recursos Escolares: Chile)


Introdúcense en la Ley 18.956 que reestructura el Ministerio de Educación las siguientes modificaciones:

Considerando:

Que, el Artículo 2° de la Ley dicta las funciones que le corresponden al Ministerio, introducir las siguientes funciones:

a) Monitorear la correcta distribución de los recursos para la educación de los sostenedores que tengan varios establecimientos bajo su administración.

b) Asignar a un ente que detecte las reales necesidades que tengan los establecimientos para que la distribución económica sea igualitaria y evitar que establecimientos de una misma comuna tengan diferencias que dificulten la entrega de educación a los estudiantes por falta de recursos.

c) Realizar un diagnóstico en conjunto con las comunidades educativas de las comunas que revele las diferencias económicas entre los distintos establecimientos que administre un mismo sostenedor, que permita la entrega igualitaria en recursos.

TITULO II
De la organización

Modificación Artículo 5° integrando:

La Subsecretaría será la responsable de designar al ente que fiscalice la correcta e igualitaria distribución de los recursos en cada establecimiento del país.

El reemplazar el mecanismo actual de entrega económica, en lo que respecta a asistencia escolar, disminuirá la desigualdad financiera de los recursos en los establecimientos, permitiendo una aproximación real al costo que significa una educación igualitaria en los distintos establecimientos de una misma administración, ya que existen establecimientos que imparten educación en paupérrimas condiciones, donde los estudiantes no tienen acceso a los distintos programas básicos de aprendizaje.
Si a nivel nacional no existe una visión amplia sobre cómo entregar una educación igualitaria en sectores urbanos, donde los establecimientos poseen una mayor matrícula, no se puede esperar que exista una que visualice cómo entregarla en áreas rurales, remotas, de difícil acceso y con un contexto de vulnerabilidad.