Colegio San Antonio -LA SERENA - Región de Coquimbo
Título iniciativa: Pago, estudio, luego existo.


En el tiempo actual el sistema educativo está estructurado bajo parámetros de índole empresarial que buscan medir el concepto de calidad de acuerdo a una perspectiva economicista y que está marcado por las leyes del mercado estableciendo una educación bancaria. Por ello se hace necesario crear una institucionalidad educativa que busque la real aplicación del concepto de calidad tomando en cuenta la integralidad del estudiante y no la estandarización que el sistema educativo impone generando un modelo exclusivamente al servicio del mercado, por ende el hecho de la existencia de la JEC solo remarca una idea catastrófica a la educación, Estudia más paga más.

Forma de presentación:
moción

Proyecto de ley:
derogación de la ley que implementó la jornada escolar completa

Fundamentación:

El presente proyecto de ley tiene como objetivo modificar la norma que hace 21 años implementó el Gobierno de la época y que buscaba aumentar el tiempo de permanencia de los estudiantes del sistema escolar chileno con la finalidad de contribuir al desarrollo de habilidades artísticas y deportivas con el propósito de contribuir al desarrollo integral de los jóvenes. A pesar de que la ley No. 19532 establecía estas disposiciones, su espíritu y su letra no se han cumplido a cabalidad por cuanto en todos los años de vigencia de la ley la mayor permanencia de los niños y jóvenes en los establecimientos educacionales sólo ha incidido en aumentar el cada vez más extenso currículum escolar dejando de lado el verdadero sustento de esta normativa. Según la opinión de expertos como Juan Pablo Valenzuela, investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación, la ley no fue acompañada de un incremento de las horas no lectivas para los profesores, para que revisaran y planificaran las clases y trabajos, generaran instancias de trabajo colaborativo y para fortalecer comunidades de aprendizaje y esto repercute en que los docentes prácticamente tienen una nula posibilidad de realizar un trabajo pedagógico distinto e innovador, como se planteaba la JEC y con ello en el progreso de la formación integral. Por otra parte, la ley de jornada escolar completa vulnera lo que ella misma había implementado, que es el desarrollo de otras habilidades y destrezas complementarias al tema académico aumentando la carga horaria con la finalidad de producir conocimientos para la rendición de las pruebas externas que en base a sus resultados tienden a segmentar la educación. Al respecto, Rodrigo Cornejo, director del Observatorio de Políticas Educativas de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile plantea una observación lapidaria: lamentablemente la extensión de la jornada se da en un contexto de mercado, dado que estamos en un contexto único en el mundo, de mercado de competencias y de estandarización educativa. No hay ningún país en el mundo que tenga seis pruebas Simce en la vida escolar, entonces, la exigencia por subir los puntajes -porque si subo Simce podría tener más matrícula-, se entendió muy a corto plazo, de manera muy mecánica y se entendió que en esas horas disponibles lo que había que hacer eran ensayos para preparar esa prueba, lo que es una pésima medida educativa. Por ello, resulta una iniciativa seria y responsable nuestro proyecto de ley, por cuanto recuperaremos el verdadero sentido de la educación en nuestro país y la alejaríamos de ese criterio economicista y mercantilista que todavía posee.