Instit.superior De Comercio Jose Menendez -PUNTA ARENAS - Región de Magallanes y Antártica Chilena
Título iniciativa: CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS TICs EN LOS ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES.


Es sabido por todos que, una parte importante de los empleos conocidos, para el 2030 ya no existirán de la misma forma. El mercado laboral se desplazará hacia profesiones que hoy se desconocen. Lo que existe en la actualidad, es el consenso de que las TICs serán el medio que abrirá puertas laborales, acceso a capacitación, información y comunicación. La medición de habilidades TICs para el aprendizaje realizada el 2013, arrojó como resultado que el manejo de TICs, en 11.185 estudiantes de NM2 de 492 establecimientos en el país, mostró que un 46,9 % logra un nivel INICIAL, un 51,3 % un nivel INTERMEDIO y un 1,8 % un nivel AVANZADO.
El fenómeno de la globalización ha logrado tocar la sociedad incluso desde la tecnología. Las TICs han sido una preocupación de los estados de diferentes países.
Chile ha fortalecido el acceso a las TICs por medio de diferentes programas manejados en su mayoría por MINEDUC, que han buscado acortar la brecha digital existente entre la tecnología y los ciudadanos. Las diferentes iniciativas colocaron al país en la parte más alta de la evaluación de acceso digital, entre los países del sector, creciendo cerca de un 300 % entre el 2000 y el 2007 .
Europa ha trabajado el tema, creando el DIGCOMP, Marco Europeo para las Competencias Digitales (2013), el cual se ha actualizado el 2017. Este marco ha servido para que el ECDL (European Computer Driving Licence) se fortalezca y hoy tenga 14.000.000 de personas evaluadas en 100 países.
En 1999, se firmó un acuerdo entre el Ministerio Italiano de Educación y AICA (Associazione Italiana per l'Informatica ed il Calcolo Automatico), representante de ECDL en el país. En este acuerdo ECDL se establecía como el estándar oficial para evaluar las habilidades computacionales en el sistema educativo italiano.
El propósito de la iniciativa es mejorar los niveles de alfabetización digital y consolidar la conexión entre las escuelas, la educación superior y el mundo laboral. Desde el inicio del acuerdo, aproximadamente 640,000 candidatos recibieron su certificación en escuelas públicas y 200,000 en universidades.
En el proceso de fortalecimiento de la educación T.P., el estado de Chile acercó al mundo académico, el empresarial y al gubernamental, creando por Ley (20.267). Un Sistema de Certificación de Competencias laborales. El sistema ha permitido que la formación TP pueda releer las necesidades del mundo productivo, para actualizarse.
El mundo laboral, irrumpe como mundo digital en un futuro cercano, creándose la necesidad de acortar la brecha digital en los parámetros básicos de uso de TICs.
Para hacerse cargo del modelo es necesario CERTIFICAR LAS COMPETENCIAS que poseen los actores que ingresarán a esta realidad laboral.
De los casi 250.000 estudiantes egresados de educación media, ninguno recibe certificación de competencias TICs, salvo que producto de un proyecto especifico o por acción propia, rindan su evaluación en centros de certificación internacional acreditados.
Aún cuando las certificaciones de competencias TICs no son obligatorias, ya existen experiencias como la del sistema educativo francés, que ha introducido en su currículo, la certificación obligatoria de ellas tanto en nivel básico, como al egreso de la enseñanza media, basados siempre en el Marco Europeo para las competencias Digitales.
Las tecnologías de comunicación e información (TICs) pueden aumentar la productividad de los países e incidir en el desarrollo. Las TICs exigen nuevas competencias laborales, por lo que es deseable capacitar a todos los trabajadores, especialmente a los jóvenes, en estas nuevas tecnologías.
Una de las conclusiones del Informe Perspectivas Económicas de América Latina 2017 de la OCDE, CAF y CEPAL es que la educación de los jóvenes debe ir acompañada con el desarrollo de habilidades específicas para un mercado laboral que valora especialmente las competencias blandas y técnicas para un mundo cada vez más digital.


Chile elaboró una AGENDA DIGITAL para el 2020. Ella busca fortalecer una política de desarrollo inclusivo a través de las TICs, pero se ha obviado la certificación de competencias en este ámbito.
Es por ello que proponemos modificar el Decreto con Fuerza de Ley N°2, de 2010, del Ministerio de Educación Pública, para incorporar la certificación de las competencias de los estudiantes de enseñanza media en tecnologías de la información y comunicaciones.
El presente proyecto de ley tiene por objeto incorporar un inciso tercero en el artículo 39 del D.F.L., N°2, para incluir una evaluación y certificación de los estudiantes de cuarto año de enseñanza media, en el manejo de las tecnologías de la información y comunicaciones.
Cada año aproximadamente 250.000 estudiantes egresan de la enseñanza media, con solo la certificación de haber cursado este nivel de manera satisfactoria, de acuerdo al estándar establecido.
Debido a la necesidad de contar con un estándar que defina las competencias para el siglo XXl, que deben tener los estudiantes respecto del manejo de las herramientas TICs y a las necesidades que presenta tanto el mundo laboral y el mundo de la educación superior como requisito para que el desempeño de los laborantes y los estudiantes tenga un mínimo aceptable, se hace necesario avanzar en estructurar un sistema que permita unir estas etapas de continuidad en la vida de un estudiante y que además sea capaz de entregar un documento que certifique los pasos que ha dado en el ámbito de los conocimientos TICs, abriendo así la posibilidad de que sean reconocidos estos aprendizajes y estas competencias obtenidas en los establecimientos educacionales.

Por lo anterior, es que los diputados que suscriben vienen en presentar el siguiente Proyecto de Ley por moción:
Artículo único.-
Incorporase como inciso tercero del artículo39°del Decreto con Fuerza de LeyN°2 de 2010 del Ministerio de Educación Pública, el siguiente:
Por decreto supremo del Ministerio de Educación se establecerán los criterios, orientaciones y el procedimiento para la certificación de aprendizajes, habilidades y aptitudes, de los estudiantes de cuarto año medio en el manejo de las tecnologías de la información y comunicaciones; así como los entes certificadores y los requisitos que estos y aquellos deben cumplir.