Instituto Agricola Pascual Baburizza -CALLE LARGA - Región de Valparaíso
Título iniciativa: FOMENTO AL RECICLAJE NACIONAL


Chile es uno de los países de América Latina que presenta el mayor índice de deshechos diarios de los cuales una gran parte corresponde a deshechos plásticos. Debido a esto urge encontrar una solución para reciclar ya que según la Organización Mundial de la Salud el plástico es uno de los principales causantes de BPA la cual es una sustancia letal que causa problemas agudos a la salud terminando en cáncer. Dado a las altas cifras de mortalidad y la poca disposición del chileno a reciclar se piensa en dos posibles medias las cuales podrían ser utilizadas como un arma a la hora de concientizar a la población. Ambas ideas provienen de Alemania donde por un lado se devuelve el dinero que se paga por envase a modo de impuesto a la hora de reciclar. Por otro lado se ofrecen descuentos en la próxima compra de alimentos al reciclar envases de plástico lo cual es ineludible por las empresas.

FOMENTO AL RECICLAJE EN CHILE

Un chileno produce más de un kilo de basura al día, cerca del 12% de esa basura corresponde a plásticos, y según el censo del 2017 somos 17.373.831 ciudadanos y en aumento. Cualquier persona se da cuenta que en el país se producen un total de 16,9 millones de toneladas de basura y residuos plásticos al día y una cantidad dantesca de desechos al año. Una agravante de esta situación es que no existe un mecanismo efectivo que nos permita reducir la contaminación del plástico producido por las empresas y la protección de las personas a las cuales provee.
La aplicación de estas políticas es imperante ya que estamos atravesando una compleja crisis medio ambiental a nivel nacional y mundial, además, según el último informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Chile más de 11.300 personas (12%de la tasa de muerte anual) fallecen anualmente debido a la contaminación ambiental, sin tomar en cuenta el cáncer que es el responsable del 24,6% de todas las muertes registradas al año, es decir, un total de 24.592 personas.
Según indica una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) todos los plásticos son capaces de liberar sustancias químicas letales que favorecen la génesis de partículas cancerígenas, si estos plásticos se encuentran deteriorados o bien si son expuestos a altísimas temperaturas, algunas de las sustancias químicas de estos productos, como el bisfenol A (BPA) son causantes de gravísimas enfermedades en las personas. Es probable que las personas estén en constante contacto con muchos productos plásticos todos los días entre los cuales podemos encontrar envases de alimentos, bebidas, platos descartables y botellas de productos de tocador que, además, están compuestos por sustancias químicas.

Nosotros proponemos que:
1) Que se aplique una política igual o similar que en Alemania, ya que en dicho país todo envase tiene un costo determinado de fabricación cuando lo compras, que es devuelto cuando se recicla en máquinas recicladoras de los supermercados
2) Alemania también sorprende con otra brillante idea al ofrecer descuentos en la próxima compra de alimentos al reciclar el envase y esta ineludible por las empresas.


Localizado en el capítulo III sobre los derechos y deberes constitucionales, el artículo 19 número 8 establece que:

8º.- El derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Es deber del Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza.
La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente.

En concordancia con el artículo de la constitución vigente previamente citado, el estado se encuentra en pleno deber de velar por el bienestar de los ciudadanos de la nación para lograr establecer una calidad de vida digna y de calidad, adjudicándose la potestad de aplicar normas restrictivas para fomentar el reciclaje responsable.

Como grupo consideramos que aplicar un impuesto a los envases de plástico, el cual pueda ser cobrado luego de reciclar responsablemente, es un incentivo a la ciudadanía a no hacer vista gorda a tal imperante necesidad que surge cubrir en estos días.