Colegio Obispo Alvear -PUENTE ALTO - Región Metropolitana
Título iniciativa: Ley de previsión en salud para los migrantes


Actualmente en Chile se vive una fuerte tasa de inmigración, los factores que han incidido en que Chile se trasforme en un país de destino van desde, los diversos logros sociales obtenidos y la estabilidad económica o, de cierto modo, política, que hoy presenta el país. En los últimos 30 años la migración internacional ha pasado de los poco más de 80 mil migrantes que teníamos en 1982, a los actuales 477.553, según cifras del Ministerio del Interior. Es decir, han pasado de un porcentaje muy menor con 0,7%, en 1982, hasta un 2,7%, para el 2014.
Sin embargo en cuanto a políticas públicas que refieren a salud, aún nos falta por avanzar ya que recién en el 2015 se estableció una nueva Política de Salud de Migrantes Internacionales donde se vela por el óptimo y equitativo acceso a la salud a los migrantes sin importar la condición migratoria en la que se encuentre la persona en cuestión, el problema es que esta política aún no es ley.
Por ende nos encontramos con la obligación de plantear objetivos que velen por el cumplimiento de los derechos humanos y la óptima integración de este sector, no menor, al país.

Se espera que ésta nueva ley beneficie a todos los extranjeros residentes en Chile. Se estima que durante el 2017 el número de inmigrantes llego casi al millón de personas, representando el 5,5% de la población según datos de Departamento Extranjería y Migración.

Por ende esta nueva ley establecería, como norma, una serie de derechos que tendrán los inmigrantes en materia, de salud.
El soporte regulatorio más adecuado para esta ocasión es la dictación de una nueva ley y para esto consideramos que el mensaje presidencial sería lo más óptimo ya que el artículo 65 de la Constitución establece que las propuestas referidas a la materia que queremos tratar, en este caso sólo pueden ser iniciadas mediante éste.


Esta propuesta busca satisfacer la necesidad de que exista una ley que asegure el acceso a la salud pública, priorizando el derecho humano de acceso establecido en la Declaración Universal de los Derecho Humanos, artículo 25, que dice Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad., antes que su regularización migratoria, ya que la salud es un derecho, sin importar la nacionalidad o el nivel socioeconómico que el individuo pueda padecer.
El objeto primordial de la propuesta es que cualquier persona que se encuentre en territorio chileno cuente con acceso al servicio de salud además de tener una buena atención y no establecer restricciones al alcanzarla.
Esta propuesta resolvería el problema respecto a la mala atención, que han tenido varios extranjeros en nuestro país. Es aquí que surge la necesidad de establecer una serie de normas tales como; según su visa o residencia, en la que se encuentren, se les asigne un centro médico, integrar a los migrantes en cualquier tipo encuestas o estadísticas que los involucren, reducir la desigualdad y sancionar cualquier tipo de discriminación hacia ellos, asegurar una buena atención en la que se incluya una capacitación al personal médico chileno en cuanto a barreras como la de idioma, dejando así contenta a la población, no menor, a la que van destinadas esta serie de normas, que en la actualidad superaría el millón de personas, según el DEM, es decir, causaría efecto en un 5,5% de la población total.
Entre los antecedentes tenemos que hoy en día el estado, según el informe financiero del Ministerio de Hacienda, genera un desembolso fiscal anual en materia de extranjería US$207.544.000, de los cuales se considera en salud un (15,5%) del total.
Por otra parte, cerca de 56.000 extranjeros se atienden en el sistema público de manera provisoria, lo que se busca cambiar regularizando su situación y afiliándose a un sistema permanente y eficiente en donde se les asegure llevar una buena atención médica mientras se encuentren en el territorio chileno.
De implementarse una ley que cubra la salud de los migrantes se solucionaría el problema de los pagarés impagos en nivel hospitalarios y prestaciones de salud de población sin percapitar en Atención Primaria en Salud.
Además si nos comparamos con otras naciones, como nuestro país vecino Argentina donde ya tienen reglamentado éste ámbito según la Ley de Migraciones 25.871, se reconoce expresamente en el artículo 8° que: No podrá negársele o restringírsele en ningún caso, el acceso al derecho a la salud, la asistencia social o atención sanitaria a todos los extranjeros que lo requieran, cualquiera sea su situación migratoria.
Por otro lado, el Derecho a la Salud está enunciado en muchos instrumentos específicos de derechos humanos. El punto de partida de la mayor parte de esas normas es de la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades…. Más adelante este documento establece un principio internacional fundamental en virtud del cual el goce del grado máximo de salud no es solamente un estado o condición de la persona, sino también …uno de los derechos fundamentales de todo ser humano…. Es decir, toda persona tiene derecho a acceder al estándar más alto posible de salud.
Para concluir, falta establecer la regularización en su totalidad, es decir, ¿Qué haremos? Trataremos el enfoque de los derechos de cada inmigrante que se encuentre habitando en territorio nacional dando un avance a la equidad, teniendo así una sociedad más justa y sin distinciones. Para ello, entre los puntos que cabe destacar, tenemos:
Asegurar el acceso a las atenciones de salud para todos aquellos extranjeros, no importando su situación migratoria, éste servicio debe asegurarse de otorgar una buena atención promoviendo en todo momento la igualdad, de lo contrario se deberá sancionar en cualquier caso de discriminación.
Cada inmigrante mediante su visa, cualquiera sea esta, debe estar registrado en una comuna para así poder derivarlo a un centro de salud.
Acreditar a las personas, sin importar su situación socioeconómica, beneficiarios de FONASA sin necesidad de tener sus temas legales al día, en cuánto a visas, ya que es primordial la salud ante la documentación.
Promover la participación de toda la población, incluyendo a los migrantes, en temas que refieren o los afecten en cuanto a salud.
Incluir personal capacitado en las diferentes barreras que puedan existir para promover una completa e íntegra atención.