Liceo Estela Avila De Perry -OVALLE - Región de Coquimbo
Título iniciativa: la salud publica en crisis


Hoy la Constitución garantiza la salud desde la perspectiva de la libertad de elección, afirmación que, solo resulta cierta si usted tiene suficiente dinero para elegir. En realidad, con esta forma de entender el derecho a la salud, lo que la Constitución ampara es el derecho a hacer negocios con la sanidad y NO el derecho de la población a una vida sana.Cambiar el paradigma implica, entonces, que la Constitución debe avalar integralmente la salud de la población. No basta con que el Estado garantice el acceso a prestadores públicos o privados. El Estado debe comprometerse con el pleno bienestar de salud de la población. Pensamos que esto se ve materializado de mejor forma en la llamada cobertura universal de la salud. Esto implica que el Estado debe reconocer como un derecho el acceso, la calidad y la protección financiera al conjunto de los habitantes, respecto de sus necesidades sanitarias.

La Salud Pública requiere de un sustancial aumento de recursos en todos sus niveles. Sin embargo, dado que la principal misión de un sistema sanitario debe ser mantener sana a la población -y no abocarse solo a curar enfermedades-, la atención primaria debe recibir un apoyo substancial.
se establece una duplicación del monto que se gasta hoy. Actualmente se entregan $3.500 mensuales por cada persona inscrita en un consultorio de atención primaria. Es necesario llegar por lo menos a $ 7.000.
Una de las principales razones de las listas de espera es la falta de profesionales en la salud pública, lo que se ha intentado revertir con mayores becas financiadas por el Estado para formar especialistas, pero según un estudio elaborado por Medwave Estudios, encargado por el ministerio de Salud, esto no sería suficiente.
Según consigna El Mercurio, el Estudio hizo una estimación en distintos escenarios, analizando la cantidad de atenciones que se realizan en el sector público, los médicos con que cuenta el sistema, el tiempo que le dedicar a cada consulta y el número de personas en listas de espera.
El escenario más complejo arrojó que para el año 2030 podrían faltar 7200 médicos en la salud pública, de los cuales 4772 corresponden a médicos generales y 2428 a una falta de especialistas.
Este año cerca de 277 médicos que se titularon en el extranjero no podrán trabajar en el sistema público de salud porque no aprobaron el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom).
se establece un cambio de este estableciendo que :
Debe dejar de ser administrado por una entidad privada
Se propone un examen de servicio en terreno que haga un seguimiento al médico según la realidad chilena y luego de ello se evalúe si está apto o no para algún establecimiento. Si bien no es muy distinto al actual examen, la propuesta es un poco más prolongada en tiempo, que tendría un componente teórico, con elección múltiple o examen de desarrollo, y otro práctico, donde un académico pueda verificar en servicio si un profesional médico cuenta con las capacidades necesarias para los procedimientos que se exigen, ya sea en el ámbito de la medicina interna, cirugía o cualquier otro campo. Ambos para el sector público y privado