Liceo Domingo Latrille Lastaunou -TOCOPILLA - Región de Antofagasta
Título iniciativa: Reforma a la Ley de Derechos del Paciente con el fin de autorizar la muerte asistida.


En toda Nación Republicana, con pensamiento democrático debería ser más que aceptable la idea de elección y autodeterminación sobre la vida. El poder elegir hasta que punto uno puede aguantar el sufrimiento que conllevan algunas enfermedades, debería ser una opción para toda persona de nuestro país.
Nuestra propuesta para este proyecto es que se legalice la opción de muerte asistida dentro de los derechos del paciente, donde el podrá decidir sobre y cuando poder dar fin a su sufrimiento. Siempre y cuando padezca de una enfermedad terminal o en una condición que le impida seguir su vida de forma natural.
Muchas personas prefieren terminar con su vida en vez de seguir sufriendo en ella, creemos que es necesario analizar esta propuesta para poder dar fin de manera digna la vida de aquellos que solo están sufriendo y no viviendo de la manera digna que dictamina nuestra constitución.
En Chile, no existe la opción de preguntar al paciente sobre su estado, haciendo que tome decisiones sobre su vida, impidiendo que opten a la eutanasia y en algunas de las opciones es preferible, debido a los problemas que les puede traer a futuro.
Refiriéndonos a algunos datos que abalan nuestra propuesta, podemos destacar que países como Estados Unidos en gran parte de sus Estados permiten esta practica. A su vez, países latinoamericanos como Argentina y México se acercan cada vez mas a legislar sobre el tema. Llegando a permitir acciones como aceptar que los pacientes elijan cuando dejar de recibir tratamientos que alarguen de manera artificial su vida, con el fin de apresurar su muerte.
Por último encontramos el caso de Colombia, país en el que si está legalizada la muerte asistida desde hace algunos años.


A lo largo de nuestra historia como país, nos hemos visto envuelto reiteradas veces en una de las más grandes discusiones. El tema que buscamos tratar es la eutanasia, ya que es cormal que a raíz de este tema las opiniones se dividan, no solo por lo que significa, sino que también a partir la discusión moral que esto conlleva.
Según la encuesta CADEM en Chile un 68% de nuestra población está de acuerdo en la legalización de la muerte asistida , lo cual abre el debate. Cuáles serán las razones para que no se legisle o no se discuta frecuentemente sobre el tema.
Se ha vuelto una constante que las personas de nuestro país pidan la eutanasia como última medida para enfrentar su dolor, pero igual de constante la respuesta siempre es NO, debido a que esto quedó regulado en el artículo 14 y 16 de la ley 20.584 (Regula los derechos y deberes que tienen los personas en relación con acciones vinculadas a su atención en salud).
Uno de los ejemplos más relevantes del último tiempo es el de la joven Valentina Maureira, joven casi de nuestra edad. Que tenía fibrosis quística , una chica de catorce años que estaba hospitalizada en una clínica en Santiago, ella sufrió esta enfermedad desde los seis meses y a sus catorce años quería la eutanasia, porque ya había sufrido bastante.
Le envió una carta a la presidenta el 26 de febrero de 2015, la máxima autoridad del país la visito, pero nada se pudo hacer y luego de unos meses, el 14 de mayo del mismo año ella falleció producto de esta grave enfermedad que la hizo sufrir durante largos catorce años.
Nuestra propuesta, busca poder cambiar la ley, para que mas historias como la de Valentina solo sean cosa del pasado. Proponemos dar la preferencia de terminar con su vida al paciente por el hecho de su mortal y/o terminal enfermedad, ya que no se le deberia obligar a una persona a seguir con su vida, si esta no quiere seguir viviendo. Cabe destacar que el mantener viva a las personas a sabiendas de su dolor no es mas que una forma de mantener poder sobre dicha persona.
Nuestra propuesta se basa en dar la posibilidad a las personas de poder optar a la muerte asistida, siempre y cuando el paciente cumpla con una serie de requisitos:
• Este tiene que ser mayor de edad.
• Su enfermedad tiene que ser terminal o mortal.
• No se le otorgara la eutanasia sin antes realizar chequeos psicológicos y psiciatricos para prevenir cualquier denuncia posterior a esto.
Por otra parte, buscamos la forma de legalizar la idea de que cada paciente elija si quiere o no un tratamiento para alargar su vida. Que los tratamientos médicos, ya sea, con pastillas, terapias, no sean una obligación, si él / ella no quiere recibirlos, que este tenga la posibilidad de negarse y pueda optar por la eutanasia.
Creemos firmemente en la idea de que cada quien pueda decidir qué hacer o no hacer con su vida, sin importar que tan mortal y terminal sea, pero también creemos que como sociedad debemos ser capaces de respetar las creencias de otras personas y respetar sus decisiones.
Si esa persona prefiere detener su dolor de la forma más humana posible y no seguir sufriendo por lo fuerte que puede ser su enfermedad terminal, teniendo la oportunidad de despedirse con tiempo de sus seres queridos, y además preparando a su familia para que no les duela demasiado la pérdida de su ser querido.
Creo que estas personas tienen todo el derecho de recibir la muerte asistida que solicitan y no alargar su vida siendo que ellos ya no quieren soportar el dolor, lo mejor sería que esto se apruebe.