Colegio San Pedro Nolasco -VITACURA - Región Metropolitana de Santiago

Título iniciativa: Autorización, funcionamiento y fiscalización de las máquinas de premio programado

Definición alternativa:
1.-Fundamentos:

En Chile se encuentran regulados y prohibidos los juegos de azar. Solo excepcionalmente se permite su desarrollo en Casinos, de acuerdo a la reglamentación legal ya definida. Por lo tanto los juegos de azar deben contar con los siguientes requisitos:

1. Que los resultados no dependen exclusivamente de la habilidad o destreza de los jugadores, sino esencialmente del acaso o de la suerte
2. Que se encuentran señalados en el reglamento respectivo como tales
3. Que se encuentren registrados en el catálogo de juegos.(Artículo 3º Ley 20.856)

Por lo tanto, quedan fuera de esta regulación varias actividades que dependen de la habilidad o destreza de los jugadores, y también las máquinas que no otorguen premios mediante el dispositivo RGA / RNG, que garantizaría el azar. Es así como llegamos a la problemática actual.

Hoy en Chile nos vemos enfrentados a una realidad respecto a los lugares de entretenimiento populares, y es que las máquinas recreativas de premio programado no están reguladas, puesto que la ley 19995 solo regula los juegos propiamente de azar (Casinos), los cuales son de difícil acceso para el grueso de la población chilena. Esto desemboca en que muchas de estas máquinas sean clausuradas, inhabilitadas o requisadas en algunas municipalidades y en otras no, dejando en evidencia una clara irregularidad, falta de criterio único e inclusive discriminación respecto al tema.

La iniciativa de regular esta explotación comercial, trae consigo muchas ventajas para el comercio de entretención chileno, siendo una de estas el generar una mayor diversidad de elección de acuerdo a el estrato socio-económico de la persona, evitando la discriminación de esta por su ingreso o procedencia.

Al regular las tragamonedas disminuiría la cantidad de negocios clandestinos, existiendo así exigencias claras a cumplir y fiscalizar. Además tanto dueños como trabajadores saldrían de esta incertidumbre actual, generando la posibilidad de recuperar su capital invertido y recibiendo un poderoso incentivo al crecimiento.

Esta regulación incrementaría los ingresos municipales por medio de impuestos no pensado solo en el IVA, sino que además un gravamen que vaya en directo beneficio de la municipalidad en la que se encuentren las maquinas (por ejemplo, en el mejoramiento de espacios públicos como las plazas)

Finalmente, la regulación fijaría normas, entregaría certezas jurídicas a municipalidades y superintendencia de juegos, establecería requisitos y obligaciones, normalizando el funcionamiento de la industria de la entretención popular con juegos electrónicos.

2.- Antecedentes

Actualmente, según cifras del FIDEIN del 2016 existen 1250 locales de entretenimiento electrónico y más de 5.000 pequeños comerciantes, generando 45.000 puestos de trabajo, directos e indirectos solo en esta asociación. Esta es una realidad la cual no puede ser desconocida, al igual que los diferentes criterios que existen en las diferentes municipalidades (prohibiendo, permitiendo restrictivamente o teniendo un control permisivo) en el momento de regularizar estos juegos, lo cual reafirma la necesidad de una regulación.

Según la encuesta Adimark del año 2014, un 41 % de la población ha jugado alguna vez en máquinas traga monedas. Además manifiesta en un 50% el acuerdo de que funcionen los locales de traga monedas . Estos datos muestran una clara evolución con respecto a la percepción ciudadana de la actividad desde el año 2005 (fecha de promulgación de la ley) a la actualidad.

Las máquinas traga monedas al ser juegos de no azar, no se encontrarían reguladas como los juegos de azar de casino. Inclusive en el año 2013 la cámara de diputados realizo un proyecto de acuerdo donde se reconoce la disposición de regular legalmente esta activad con la reglamentación legal, puesto que la regulación local (municipios y los jueces de policía) no han llegado a un consenso sobre el trato a estas máquinas traga monedas. Los diputados buscan evitar el funcionamiento clandestino, la falta de transparencia en estos casinos populares

En varios países desarrollados se ha legislado para regular el funcionamiento de las máquinas que no son de azar. En Inglaterra, Italia y España legislaron a favor de estas máquinas, permitiendo a la población el acceso al juego, alternativo al de los casinos. Este juego es llamado juego en ruta.

En España, el Real Decreto 2110 de 1998 regulo el funcionamiento de máquinas de premio programada., catalogándolas como maquinas tipo b, diferenciándolas de las recreativas (a) o de las de azar (z), permitiendo regular las condiciones para su funcionamiento, tributación, régimen de fiscalización y sanciones.

En Perú, la ley n° 27.153 de 1999 permitió las maquinas traga monedas fuera de los casinos, en lugares autorizados por el estado y con máquinas homologadas por el ministerio de comercio. La autoridad peruana consideró más eficiente regular la actividad que erradicarla.

Propuesta legislativa:
PROYECTO MODIFICACION LEY 19.995

MENSAJE PRESIDENCIAL

Situación de artículo 1: Se propone lo siguiente: La autorización, funcionamiento, administración y fiscalización de los casinos de juego, así como los juegos de azar que en ellos se desarrollen y salas de máquinas de premio programado, se regularán por las disposiciones de la presente ley y sus reglamentos.
Situación del artículo 2: Se propone agregar lo siguiente: Esta ley regulará las salas de juego fuera de los casinos que pretendan la explotación de juegos electrónicos, máquinas de juegos programados, y de aquellos calificados según el reglamento como de habilidad y destreza.
Situación del artículo 3: La propuesta de modificación agrega lo siguiente:
n) Máquinas de juego programado son aquellas que el resultado del juego se encuentra definido por el programador, y corre sobre una tabla definida y determinada por variables fijas. Funciona con un software con ciclos programados de premios.
Situación del artículo 5: La propuesta de modificación agrega lo siguiente:
Los operadores de juegos electrónicos sólo podrán explotar aquellos juegos que no sea calificados como de azar, mediante las certificaciones que valide y regule la Superintendencia de Casinos de juegos.
Situación del artículo 6: La propuesta de modificación agrega lo siguiente:

Artículo 6º.- Los operadores sólo podrán utilizar las máquinas e implementos de juegos de azar o de juego programado que se encuentren previamente homologados e inscritos en el registro que llevará la Superintendencia.
De los requisitos de funcionamiento y puesta en marcha de máquinas de premio programado.
Art 1.- Condiciones de funcionamiento de la máquina de premio programado. Deben estar autorizadas por la autoridad competente. Para tales efectos deberán estar registradas en el registro de homologación, contando con certificación técnica y aprobadas por la autoridad correspondiente.

Toda empresa que fabrique, importe, exporte, distribuya, comercialice o repare dichas máquinas, deberá inscribirse en el registro previamente mencionado.

Para obtener la aprobación, toda máquina de premio programado deberá cumplir con los siguientes requisitos:

a. Ser máquina de premio programado
b. Tener definido el monto máximo de la apuesta y premio.
c. Tener un porcentaje mínimo de retorno de 80% en un ciclo de jugadas.
d. Disponer de contadores para su lectura por la Autoridad Competente.
e. La memoria electrónica de la máquina, que determina el juego, deberá ser imposible de alterar.
f. Las máquinas deberán estar interconectadas a un sistema de monitoreo en línea para proporcionar información actualizada de ellas.
g. La Información de las reglas del juego, descripción de las combinaciones ganadoras, monto del premio correspondiente y el porcentaje mínimo de devolución en premios.
h. Los gabinetes de las máquinas deberán cumplir con las normas nacionales que garanticen su seguridad, eviten manipulaciones y preserven su memoria aún en el caso de interrupciones de corriente eléctrica.

Art 2 Del otorgamiento: Se otorgara permiso para la explotación de juegos electrónicos que no sean de azar fuera de los casinos a aquellos locales que cumplan con las medidas que aprobará el reglamento respectivo. En ningún caso dichas salas podrán superar las 80 unidades. En cuanto a los locales de venta, podrán disponer de un máximo de 10 unidades, las cuales no deberán ocupar un espacio mayor al 40% del local.

Art 3.- De la seguridad. La municipalidad correspondiente deberá resguardar la seguridad del funcionamiento técnico y formal de los locales en que funcione las máquinas de premio programado, para lo cual deberá requerir a quien pretenda regentar su funcionamiento los informes pertinentes.

Art 4.- Del impuesto. Las máquinas estarán afectas al pago de un impuesto específico del 10% sobre el ingreso bruto del local. Dicho impuesto deberá ser entregado directamente en las arcas de la municipalidad correspondiente al espacio geográfico en donde operan, siendo utilizado en obras corroborables de espacios públicos en su locación.

Sin perjuicio de lo anterior, la actividad lucrativa de máquinas de premio programado estará sujeta a la ley de impuesto a las ventas y los servicios.

Art 5.- Procedimiento de otorgamiento de licencias: Estar inscrito en el Registro Público de la Superintendencia de Casinos de Juegos. Las inscripciones tendrán una validez de diez años, siendo renovables por períodos sucesivos de igual duración. Gozarán de preferencia en el otorgamiento aquellos proyectos que, según indicaciones del Servicio Nacional de Turismo, dispongan características para fomentar aquellos lugares o sectores indicados como zona de potenciamiento turístico

La participación de capital extranjero deberá ajustarse a la normativa sobre inversiones extranjeras. La solicitud de inscripción se resolverá por la Superintendencia en un máximo de 90 días.

Desde la fecha en que se apruebe la ley, habrá un plazo de hasta 18 meses.