Colegio Dalmacia -OVALLE - Región de Coquimbo
Título iniciativa: Modificación a la Ley 18.838: NORMAS SOBRE LA TRANSMISIÓN DE PROGRAMAS CULTURALES


Actualmente bajo la normativa legal correspondiente a la ley 18.838 las concesionarias de radiodifusión están obligadas a transmitir al menos cuatro horas de programas culturales a la semana. Al realizar un análisis es posible darse cuenta que dentro del horario semanal las horas de programación cultural no se encuentran bien distribuidas, por lo que la población chilena como receptora de televisión, recibe contenidos culturales mayoritariamente los días sábados y domingos. Esto nos ha llevado a querer realizar una modificación en dicha ley con la finalidad de aumentar las horas de contenido cultural entre lunes y viernes, exigir un porcentaje de producción nacional en programas de este tipo y regular sus temáticas potenciando el contenido histórico, político y social, pues así lograremos mejorar el capital cultural de la población y revalorizar la televisión como medio difusor de cultura y educación.

De acuerdo a la normativa legal establecida en el artículo 12 letra L de la ley 18.838 las concesionarias de radiodifusión televisiva de libre recepción están obligadas a transmitir a lo menos cuatro horas de programas culturales a la semana, los cuales deben ser emitidos de lunes a domingo en horario de alta audiencia comprendido entre las 18:30 y las 00:00, mientras que las horas restantes obligatorias deben transmitirse en un horario diurno de lunes a domingo entre las 09:00 y las 18:30 hrs.
Actualmente las concesionarias de radiodifusión televisiva mantienen una parrilla programática aproximadamente de veinte horas de transmisión ininterrumpida entre las 06:00 AM y las 02: AM, dando una sumatoria de 140 horas de transmisión; de las cuales en base a la normativa legal las cuatro horas de programación cultural corresponden al 2,85% del valor del total entregado.
Al realizar un análisis del porcentaje anterior, se presentan tres problemáticas:
1° La población chilena como receptora de contenido cultural televisivo está recibiendo un porcentaje muy bajo en relación al total de horas semanales que se destinan para programas de entretenimiento (deportes, teleseries, reality shows, matinales y periodismo de farándula, programas extranjeros) e informativos.
2° De acuerdo al último estudio del CNTV, El contenido cultural se concentra principalmente los días de fin de semana, especialmente los sábados y domingos, siendo de un 64,6% del total de los programas culturales, por lo que durante la semana entre lunes y viernes, este contenido aparece descendido con un porcentaje de 35,4%.
Las problemáticas, se contradicen ante el consejo nacional de televisión, quienes explicitan textualmente la importancia de la televisión, como un medio masivo, para el incremento y el desarrollo de la cultura y el conocimiento, así como para la valoración del patrimonio y la identidad nacional y universal. Tomando en consideración el contexto actual y el alcance masivo de la televisión como medio de comunicación, la ley 18.838 promueve en las distintas concesionarias de radiodifusión televisiva un ejercicio en pro de un incremento en el capital cultural de la población, regulando cierta cantidad de horas para su transmisión, sin embargo, el porcentaje de contenido cultural entregado y normado por la ley es un porcentaje minoritario y no establece un marco regulatorio para las temáticas de este tipo de programas.
Históricamente la televisión chilena como medio masivo desde los años 80’ que atraviesa un período de transición marcado por el modelo económico neoliberal, donde a partir del Decreto de Ley Orgánico de Administración Financiera del Estado (ley N°1263) implementada el año 1975, se estipuló que se excluye a todas las Empresas del Estado y todas aquellas en que el Estado, sus instituciones o empresas tengan aporte de capital (…). Materia legal que considera al Consejo Nacional de Televisión, fomentando de esta forma un autofinanciamiento de parte de los Canales de Televisión.
Este autofinanciamiento se tradujo en un gran vacío cultural en los programas de la Televisión Chilena, el cual cambió su paradigma tradicional de educar y entretener por captar ingresos por concepto de publicidad. La producción nacional cedió espacio a programas envasados importados, de entretenimiento liviano, concursos, shows musicales, películas, teleseries y telenovelas, entre otros, dejando atrás la industria local y la idea de legitimidad que existía de parte de la población hacia la televisión. Actualmente, la televisión se mantiene como un medio de consumo el cual reproduce los cambios económicos que ha sufrido nuestro país en las últimas dos décadas, repercutiendo en el contenido que se entrega a diario, donde nuevamente como sociedad chilena hemos reconsiderado la idea de que la televisión no es más que una caja idiota que sirve para bombardear tu cerebro de contenidos poco relevantes alejados de la cultura y la educación. Se necesita un replanteamiento y revalorización de la televisión en cuanto a las materias mencionadas anteriormente. Para la solución de las problemáticas mencionadas anteriormente solicitamos una modificación a la ley 18.838.
Esta modificación consistiría en:
Aumentar a ocho horas de programación cultural a la semana, estableciendo que cuatro de éstas se transmitan en horario de alta audiencia entre los días lunes y viernes.
Fijar las temáticas de la programación cultural exigiendo variedad en cuanto a su difusión, estableciendo de este modo al menos un programa que potencie el área histórica, social y política, pues actualmente los programas culturales se han remitido a mostrar viajes y gastronomía, desmereciendo áreas muy necesarias de mostrar.
Fomentar y financiar producciones nacionales para evitar la comprar de licencias de programas extranjeros. Exigir que un 50% de los programas culturales sean de producción nacional.
Creación de un canal público cultural con financiamiento compartido.