Colegio Bicentenario República Del Brasil -CONCEPCION - Región del Bíobío
Título iniciativa: Inclusión de personas con discapacidad audio sonora.


Como todos sabemos, actualmente la inclusión de personas con discapacidad audio sonora en nuestra sociedad es casi inexistente. En teoría existen establecimientos aptos para recibirles, sin embargo estos han perdido su primordial objetivo: la total inclusión de los discapacitados audio sonoros a la sociedad. En la comunidad escolar observamos a estas personas presas en un cápsula social, cápsula con paredes conformadas por una barrera comunicativa del código lingüístico que utilizamos lo que les impide mantener relaciones sociales para cualquier ámbito. Nuestro objetivo e crear un proyecto de ley que regule esta problemática social, dejando de ver a los sordos como imposibilitados para unirse a la sociedad. En este contexto, pretendemos erradicar la inclusión vertical y comenzar a trabajar en una inclusión horizontal.

PROYECTO DE LEY JUVENIL
"Inclusión personas con discapacidad audio-sonora"
Es sabido que la inclusión a personas con discapacidad audio sonora es casi inexistente en el entorno
de estos, ya que más que una inclusión es una integración a los ojos de terceros a establecimientos
y conjuntos que son "aptos" para recibirlos, pero desde ahí en adelante prácticamente dejan de
lado el primer objetivo ya que este como tal no cumple su rol en la sociedad. En la comunidad
escolar observamos a jóvenes presos de una cápsula social, y las paredes de esta se llama
barrera comunicacional existente por su discapacidad y diferencia de código, una barrera que
impide el mantener relaciones sociales con quienes no sean sus iguales y su traductora, con la cual
además crean una dependencia a la hora de solicitar comunicarse con alguien más ajeno
a su condición (que estén fuera de la cápsula) y viceversa también, jóvenes que desean interactuar
con ellos se ven imposibilatados a la hora de hacerlo por esta pared comunicacional, y más allá de
una simple relación social (charla, amistad,etc.) La comunicación es primordial a la hora de
necesitar ayuda frente a alguna emergencia, frente a la cual se ven de manos atadas para ayudarse
entre sí. Debemos dejar de ver al sordo como alguien incapacitado para unirse a la sociedad ya
que al analogar su condición con la de otras personas discapacitadas su exclusión de la sociedad
es meramente responsabilidad de nosotros

El estudio Nacional de la discapacidad del año 2015 arroja que más de 36.000 personas poseen
discapacidad audio-sonora específicamente en la octava región (Bio-Bio), denotando que 3166 son menores de edad y que 127 no asisten a ningún
establecimiento de tipo educacional formal además de que solo 0,65% de la población total de
discapacitados audio-sonoros completan su educación superior.

Actualmente en la región del Bio-Bio son pocos los establecimientos educacionales con
integración de jóvenes y niños con discapacidad auditiva, y el Colegio Bicentenario República del Brasil de Concepción es uno de
ellos, actualmente cuenta con 12 alumnos con esta discapacidad, ya sea en curso de educación
media, como en cursos de educación básicas y además, cuenta con un empleado, el cual trabaja
en el área de informática del laboratorio de computación. Como alumnos de este
establecimiento fuimos capaces de observar su realidad, vimos como su círculo y comunicación se
limita entre ellos, les costaba mucho relacionarse con sus cursos y con sus profesores. Frente a esto
quisimos preguntarles su verdadera realidad e hicimos una entrevista junto a su intérprete. La
visión que ellos nos dieron de su realidad nos cambió la perspectiva y alentó nuestras ganas de
desarrollar esta iniciativa, ellos a pesar de ser integrados aún colegio regular no existía la
anhelada inclusión. Les preguntamos cual sería la solución ideal y ellos respondieron lo siguiente:
Nos gustaría que nuestros compañeros se les enseñara nuestro lenguaje, al menos una hora a la
semana, eso facilitaría la comunicación, lo mismo para los profesores. Esto no se aleja de nuestra
propuesta, la verdad se acerca bastante a nuestra solución a esta problemática. Luego de
entrevistar también a la intérprete y al director del establecimiento llegamos a las mismas
conclusiones. Si, la integración de alumnos con discapacidad auditiva es un paso enorme en el
lento proceso de la inclusión, pero aún falta y la solución para mejorar este sistema es la educación,
nosotros somos capaces de comunicarnos con ellos y relacionarnos, pero debemos educarnos,
educar a los más jóvenes, no solo con lenguaje de señas, sino también, con principios
fundamentales, como son el respeto, la tolerancia y la empatía, desde ahí comienza nuestro
avance a la inclusión y ese es el antecedente más fuerte que podemos tener.
Nuestra solución como tal se enfoca en tres puntos el primero a largo y los otros a corto plazo:
1ro. Integrar a la malla curricular escolar de ya sea colegios, escuelas y liceos, un ramo de Lenguaje de Señas el cual sería semejante a el ramo común de Lenguaje. Esto para educar a niños, niñas y jóvenes los cuales serán la futura sociedad de Chile, un futuro en donde nos encontremos en una sociedad inclusiva en donde la barrera comunicacional dejará de existir.
2do. Crear talleres de capacitación voluntarios del lenguaje en trabajos, empresas y municipios, así acercar más a la gente al lenguaje y a la cultura de este.
3ro. Agregar en la malla curricular de la carrera de Pedagogía un curso de Lenguaje de Señas.

En conclusión, no basta con buenas intenciones, sino con planes de acción claros, los cuales incluyan no solo a discapacitados, sino a todos quienes conformamos la sociedad como un todo justo e inclusivo, para lo cual esta iniciativa de ley nos resulta imperativa y necesaria.