Liceo José Gregorio Argomedo -SAN FERNANDO - Región del Libertador Bernardo OHiggins
Título iniciativa: POR UN LIBRO SIN VALOR AGREGADO. INICIATIVA LEGAL QUE ELIMINE EL IVA A LOS LIBROS EN CHILE


Mucho se ha dicho y escrito sobre la eliminación del IVA a los libros, pero hasta el momento no hemos visto ni oído ninguna propuesta concreta de nadie, que analice seriamente el mecanismo y las consecuencias de una eliminación del IVA a los libros. Porque sabemos que en Chile detrás de la desigualdades en los ingresos se esconde la desigualdad en el acceso a los bienes culturales y porque el libro y la lectura siguen estando en la base de los procesos de formación de capital humano. Eliminar el IVA a los libros es una inversión en las personas.
Porque los índices de lectura tienen un correlato positivo con los salarios. Las personas que leen más tienen posibilidades de mejorar sus ingresos y su calidad de vida.

POR UN LIBRO SIN VALOR AGREGADO: INICIATIVA LEGAL QUE REDUCE PAULATINAMENTE EL IMPUESTO AL LIBRO PARA EL FOMENTO A LA LECTURA

CONTEXTO GENERAL DE LA INICIATIVA:
Los índices de alfabetización en Chile son preocupantes. Si bien menos del 5% de la población es analfabeta absoluta –es decir, no sabe leer ni escribir–, un 44% de los adultos son analfabetos funcionales . La falta de comprensión de lectura en nuestra sociedad implica serias dificultades tanto para el desarrollo cívico, económico y profesional de las personas, como para su desempeño cotidiano para un contexto global cada vez más compleja. A pesar de las políticas públicas que, desde la educación, la cultura o la economía han intentado buscar remedios al problema, hemos pasado 20 años sin un avance significativo en esta materia.

El libro, ya sea en su versión digital o en papel, es un bien fundamental en toda sociedad, toda vez que constituye:
1. El principal vehículo de información.
2. Un elemento central a la hora de construir una identidad nacional y formar generaciones de ciudadanos responsables y pensantes.

La lectura es una habilidad que presenta mejores resultados mientras más temprano se aprende. No solo es importante el momento de su adquisición –tarea que usualmente se desarrolla en primer y segundo año de la educación básica–, sino también la frecuencia y cantidad con que se la practica. La mayor parte de los contenidos que se entregan en la vida escolar se transmiten en forma verbal, ya sea por medio del discurso hablado o del texto escrito. A medida que se avanza de grado el uso del texto escrito se incrementa, ya que es el medio de transmisión del conocimiento más extendido, barato y eficaz, hasta el momento no reemplazable por otros. Toda educación formal se basa en habilidades cada vez más complejas para utilizar esos códigos verbales. De ahí la importancia que tiene un temprano y correcto aprendizaje de la lectura y la escritura.

En Chile, el 37% de los niños de 15 años demuestran niveles muy insuficientes en comprensión lectora –situándose en el nivel 1 de 5, o bajo aquél. Por otro lado, un estudio del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile reveló que alrededor de un 80% de la población chilena presentaba un déficit de comprensión lectora y un 44% de la población adulta se encontraba en una situación de analfabetismo funcional (discapacidad grave en el uso eficiente de la habilidad de leer, escribir o calcular). Hoy en día, la mayor parte de la población nacional entiende poco o nada de lo que lee. Si bien la gran mayoría de la población puede decodificar textos escritos, coligar signos con sonidos e identificar las palabras que de allí surgen, no es capaz inferir o construir alguna afirmación que requiera un poco más de análisis.

Según una encuesta realizada por la Fundación La Fuente, un 52,8% de la población del país se declara no-lectora. De entre ellos, quienes nunca leen libros (45,7% del total) señalan que no lo hacen por falta de tiempo (37,3%), por falta de interés (37,1%) o porque no pueden (estos últimos se desglosan del siguiente modo: porque son caros –13,2%–, porque tienen problemas a la vista –9,1%– o porque no saben leer –2,4%–). Estas cifras muestran que tres de cada cuatro no-lectores argumentan que la ausencia de lectura es por falta de tiempo o interés.

CONSIDERACIONES GENERALES

El IVA es considerado un impuesto de traslación, toda vez que el consumidor absorbe su costo final. Al día de hoy, la tasa de impuesto al valor agregado es de 19% parejo. Lo anterior significa que Chile aplica una tasa constante, independiente de que se trate de bienes fundamentales (medicamento, alimentos básicos y libros) o bienes secundarios.

De manera general, nos parece adecuado plantear la reducción del IVA al libro, que desarrolle el concepto de IVA diferenciado y que paulatinamente a medida que se reduzca ese IVA, sea eliminado definitivamente. Dicho objetivo propuesto, debe estar alineado según el grado de necesidad de los distintos bienes y servicios que se tranzan en el mercado

NUESTRA PROPUESTA LEGISLATIVA
Esta medida o iniciativa legal, parte del supuesto de que el libro no es un bien cualquiera, sujeto a los vaivenes de la Oferta y la Demanda. Por el contrario, son bienes que no son substitutos entre sí, por lo que no deben responder a la lógica estricta del mercado.

Artículo nº 1: La igualdad en el acceso, en términos de precio, a libro.
Artículo nº 2: La existencia de múltiples distribuidores, que aseguren la calidad y variedad de la oferta (pequeñas librerías).
Artículo nº3: La creación literaria, toda vez que permitirá publicar y distribuir obras de difícil comercialización
Articulo nº4: Reducir paulatinamente el IVA al libro desde un 19% al 14% en el primer año. Posteriormente, desde un 14% al 10% en el segundo año. Ya para el tercer año en curso, se debería reducir dicho impuesto desde el 10% al 5%, para finalmente pasar de ese 5% a la eliminación total del IVA al término del cuarto año.