Colegio San Vicente De Paul -CHILLAN - Región del Biobío
Título iniciativa: DIFUSIÓN Y TRANSMISIÓN DE LAS LEYES EN UN LENGUAJE COMPRENSIBLE PARA TODA LA POBLACIÓN.


En Chile la desinformación legislativa es un problema latente que afecta directamente al correcto desarrollo del sistema democrático. Gran parte de la población no comprende en su totalidad las leyes y su funcionamiento, lo que debilita la democracia y afecta su correcta aplicación.
Es necesario legislar a favor de la comprensión popular de las leyes, ya que el lenguaje utilizado en estas es incomprensible para el común de la población chilena; uso de tecnicismos - término que en el contexto jurídico toman otro significado-, uso de arcaísmos, aforismos principalmente de origen latino y abundante presencia de eufemismos. Todo lo anteriormente señalado dificulta la comprensión total de las leyes que son promulgadas en la nación, su aplicación y la gestión de la administración pública se ve entorpecida.
La democracia que etimológicamente viene del griego demos: pueblo y kratos: gobierno, es decir, gobierno del pueblo, es el pilar fundamental del sistema. En consecuencia, al ser este quien toma las decisiones directa o indirectamente de los actos del gobierno, debe estar lo más informado posible de la contingencia de su país, por lo que una sociedad desinformada sobre las leyes implica consecuencias negativas para el modelo democrático y, por ende, la república de Chile. Según la Open Society Foundations en su ‘’Encuesta sobre leyes y prácticas del acceso a la información en catorce países’’ (2006) , en el caso chileno ‘’ Las disposiciones legales de Chile en relación con el acceso a la información resultan complejas y no siempre claras, principalmente porque fueron adoptadas en diferentes épocas y ahora forman parte de una serie de leyes, pero también porque dichas disposiciones combinan el acceso a la información con la regulación de la información secreta y confidencial, y no otorgan pruebas claras para determinar si se debe o no revelar información.’’ Esto es respaldado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Los roles fundamentales de los medios de comunicación son informar, entretener y formar opinión, además deben velar porque cada uno de los integrantes del país se mantenga informado sobre los temas controversiales, tomando conciencia de las decisiones que afectan directamente a la sociedad. Según Sánchez Noriega (1997:27), la televisión es el medio más masivo, ya que ‘’tiene prácticamente una audiencia universal, en el más amplio sentido de la palabra, pues lo ven individuos de toda clase y condición, lo hacen durante más tiempo y con más uso que cualquier otro medio de masas. Por esta razón es alarmante que se observen falencias en relación con su función de informar, formando una nación con nula cultura de la legalidad, entendida como un conjunto de principios que abogan por la responsabilidad comunitaria para cooperar con las autoridades y respetar la ley de las demás personas, interés y conocimiento de las normas básicas que las regulan, respeto hacia las normas, rechazo y condena de los actos ilegales, y colaboración con las dependencias del sistema de procuración de justicia. Esto se puede observar en el hecho de que este tema sólo se aborda cuando genera una discusión en el interés público. Dentro de la variedad de programas transmitidos en televisión abierta, el noticiero es el espacio que, por sus características, apunta a la transmisión de información contingente y relevante y es por esta razón que es en este segmento donde debe ser transmitida la actualidad legislativa.
A pesar de la integración de nuevos medios tecnológicos para la publicación y transmisión de las leyes, el medio televisivo sin duda, el de mayor penetración social y el que será en un futuro próximo soporte clave para la integración en los hogares de las nuevos medios tecnológicos (José Ignacio Aguaded Gómez).
Se espera que, de ser promulgado este proyecto de ley, la población chilena en su totalidad tenga acceso a una información veraz y oportuna de la actualidad legislativa, de una forma comprensible. De este modo la ciudadanía podrá hacer valer sus derechos y cumplirá de una mejor manera su rol fiscalizador hacia los representantes e instituciones públicas, evitando casos de corrupción y leyes que beneficien injustamente a una clase política determinada. Si se comienza a fomentar el interés por la política en la televisión, se entablará una sociedad mucho más politizada, aumentará la transparencia legislativa, y se fortalecerá la democracia.


MOCIÓN PARLAMENTARIA QUE MODIFICA EL ARTÍCULO 12 DE LA LEY Nº18838, EXIGENCIA DE LA PUBLICACIÓN Y TRANSMISIÓN DE LAS LEYES EN UN LENGUAJE COMPRENSIBLE PARA TODA LA POBLACIÓN.
En base a los siguientes argumentos:
- Desinformación de la mayor parte de la población chilena.
- Uso de lenguaje complejo, en el que se emplean tecnicismos propios del derecho.
- Difícil acceso a la actualidad legislativa.
- prioridad de una ciudadanía informada para un buen funcionamiento de la democracia.
- correcta aplicación de las leyes.
- Fomento de la educación cívica.

PROYECTO DE LEY
Artículo único.- Introdúcense las siguientes modificaciones a la ley Nº 18.838, que crea el consejo nacional de televisión
1) Agréguese el siguiente inciso final en el artículo 12 sobre la competencia:
‘’Manteniendo el buen funcionamiento descrito en artículo nº 1 de la presente ley, se exige a todo canal televisivo que esté asociado al consejo nacional de televisión, transmitir de manera constante las leyes promulgadas de alta relevancia en un lenguaje sencillo, para el entendimiento de todos los sectores de la población, siempre apuntando al espíritu de la ley.
Los canales no deberán descuidar está función, establecido el tiempo necesario para una correcta explicación de la ley y dejando de lado el discurso espectacularizante.
Se entiende por ley de alta relevancia, a las leyes promulgadas que entran en las siguientes categorías, sin orden de jerarquía: Derechos humanos, administración pública, cultura, transporte, discapacidad, educación, empresas, familia, formación cívica, consumidores, impuestos, justicia, medio ambiente, organizaciones sociales, salud, seguridad social, trabajo, defensa, y vivienda.
Se entiende por espíritu de la ley el objetivo fundamental del legislador. En este caso, combatir la desinformación legislativa de una forma clara y objetiva.