Colegio Robles -VILLA ALEMANA - Región de Valparaíso
Título iniciativa: Ley para regular el impuesto al Libro. .



Pocas actividades generan tanto beneficio como la lectura. Según la fundación Chile Crece Contigo, los aportes de la lectura varían desde el desarrollo motor, lingüístico, emocional, etc., pasando por la estimulación de los vínculos familiares, hasta la estimulación de la imaginación, creatividad y la comprensión del mundo. La población chilena se ha caracterizado por presentar elevados niveles de lectura, en comparación con los países vecinos de la región latinoamericana. En este sentido, y siguiendo una investigación realizada por CERLALC y UNESCO para el año 2012, un 51% de los chilenos dice leer libros frecuentemente, ubicándose segundos tras Argentina (55%). Pese a los buenos resultados en la lectura, sigue existiendo un impedimento que disminuye el acceso a la lectura, y que radica en el elevado precio al que figuran los libros en el mercado chileno. Según Paulo Slachevsky, gerente general de LOM Ediciones, tenemos el IVA más alto del mundo aplicado al libro, lo que incide en un porcentaje importante sobre su precio público. Sin duda el precio de los libros se instala como una de las barreras a romper para fomentar la lectura en Chile. Por esta razón, nuestra iniciativa busca eliminar progresivamente el IVA en los libros hasta hacerlo desaparecer definitivamente en un plazo máximo de 12 años, todo con el fin de fomentar los hábitos de lectura, desde la temprana edad hasta la adultez.

Según el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y El Caribe (CERLAC), Chile cuenta con el impuesto al libro más elevado de todo Iberoamericana. Esta información es más grave aún según la Cámara Chilena del Libro, quien señala que el impuesto chileno es el más alto del mundo. Actualmente, el precio de los libros en Chile se encuentra recargado con un 19% correspondiente al IVA, situación existente desde 1976, bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Este porcentaje supera grandemente a países como España (4%), Portugal (5%), Guatemala (12%), entre otros, sin contar a Argentina, Brasil y Uruguay, que no gravan sus libros.
Entre las consecuencias más destacadas del IVA en los libros, se encuentra la piratería, y con esto, la violación al derecho de propiedad intelectual. La cámara chilena del libro dice, El abogado Sebastián Dorem, socio de la firma Baker & Mckenzie, estima que Chile nuevamente se situará en la Priority Watch List, categoría en la que Estados Unidos sitúa a los países con mayores riesgos en materia de protección de la propiedad intelectual, esta es una categoría, en la que como país, hemos estado 6 años consecutivos. Según la Asociación internacional de la protección de la propiedad intelectual, Chile entra en el grupo de países con menor cuidado a esta misma, junto con Argelia, Canadá, China, India, Indonesia,Israel, Pakistán, Rusia, Tailandia, Ucrania y Venezuela. Chile podría llegar a perder su prestigio comercial debido a la piratería. Los autores no tienen tanta confianza en enviar sus libros ya que el peligro de ser pirateados,es mucho mayor en nuestro país que en otros.

Según la encuesta Chile y los libros 2010, realizada por la Fundación La Fuente, un 54% de los encuestados afirma que compraría más libros si no tuvieran IVA. Es cierto que la reducción del precio aumentaría el consumo de libros principalmente entre quienes tienen hábitos de lectura ya formado y no entre los no-lectores (Castillo & Ortuzar, Lectura en Chile e IVA al Libro. 7 Claves para el Debate); sin embargo, la virtual reducción de los precios que resultaría de una eliminación del IVA posibilitará la adquisición de libros a menor costo.
Por otro lado, la lectura fomenta la capacidad critica y analítica de las personas, el proceso de leer implica entender, hacer relaciones, tener una postura, sacar conclusiones, etc. Leer ayuda a ampliar el vocabulario, lo cual nos permitirá expresarnos mejor a la hora de opinar o simplemente a la hora de comunicarnos.



Nuestro objetivo es que difundir la lectura; que está no sea un privilegio para gente de mayores recursos, sino que, sea accesible también para las personas de menos ingresos.
La meta es que los libros, tanto en formato físico como en formato digital bajen su costo para que se facilite su adquisición.

El proyecto propone modificar el Decreto Ley 1606 de 1976, agregando en el artículo 12 referente a los artículos que se encontrarán exentos de pagar el Impuesto al Valor Agregado, un numeral 6, que establezca lo siguiente: 6°Los libros y revistas de interés académico, ya se en formato físico o digital, que sean producidos o importados en y hacia Chile.

Nuestra iniciativa va destinada a todo tipo de público, pero haciendo énfasis en los niños y jóvenes, ya que si el hábito de leer se hace desde pequeños, si se implanta en la vida de las personas desde la infancia.



Con la reducción gradual del impuesto, se busca llegar a liberar totalmente a los libros del impuesto, con esto se espera un aumento progresivo en la comunidad lectora y una baja en la piratería.