Escuela Y Liceo Montessori -TEMUCO - Región de la Araucanía
Título iniciativa: Ley de Salud Mental


SALUD MENTAL
La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la salud mental como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. -1-

EL ESTRÉS
El estrés es una parte normal de la vida, especialmente en períodos de cambio e incertidumbre. Se trata de una respuesta a algo que se percibe como un peligro… se pueden producir efectos negativos, tales como sentimientos de temor, tensión, irritabilidad y síntomas somáticos tales como dolores musculares, de cabeza, de estómago, insomnio, presión arterial elevada, etc. -2-

LA DEPRESIÓN
Chile hoy en día se conoce como uno de los países en el que se registra una de las más altas tazas de trastornos depresivos en hombres y mujeres desde los 18 años hasta los 48 años en promedio. Esta situación deriva en que un número importante de las licencias médicas que se tramitan se circunscriban al ítem de trastornos mentales, principalmente por efecto de depresión.

EL RECHAZO DE LICENCIAS A LOS TRABAJADORES POR PARTE DE LOS ORGANISMOS DE SALUD
El 48% de las licencias médicas de trabajadores que registra la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), entre enero y octubre de este año, son por enfermedades profesionales asociadas a problemas de la salud mental. -3-
Un 38% de rechazo tuvieron las licencias médicas por trastornos mentales que presentaron los beneficiarios de isapres en 2015. Se trata de una cifra que triplica a la registrada entre usuarios de Fonasa, donde el promedio de negación llegó a 11,9% en estos diagnósticos, en igual período. El balance, entregado este miércoles por Fonasa y las superintendencias de Salud y Seguridad Social, revela que en general la denegación de licencias médicas fue mayor en el sistema privado, donde, considerando todas las patologías, llegó a 14,5%, mientras que el seguro público descartó el 5,5% de los permisos. -4-

EL PROBLEMA
Ahora, sumado a las dificultades de acceso a la salud –tema reconocido por autoridades y tópico frecuente de programas de campañas políticas, ciertamente aún en deuda- nos encontramos con una situación que pone mayor acento en el problema: contamos con un sistema previsional de salud que opera como juez y parte, ejerciendo como receptor de licencias, evaluador de éstas y como resolutor de su validación o rechazo, contraviniendo de manera arbitraria el juicio médico de otro profesional y de la documentación que acompañe el historial del paciente. A la fecha, las soluciones ofrecidas no han hecho más que revelar más aun las débiles atribuciones de organismos reguladores del sistema y dejar expuesta la desprotección de miles de chilenos ante una burocracia que contraviene la urgencia de una solución.
Según datos recogidos por Ciper Chile El 27% de las licencias médicas son rechazadas por las Isapres. La cifra dobla las estadísticas del sistema público y da cuenta de uno de los mayores cuestionamientos a las aseguradoras privadas, por cuanto son juez y parte interesada a la hora de autorizar o rechazar los días de reposo. La Superintendencia de Salud ha establecido sanciones por irregularidades que apuntan a rechazos masivos que no son visados por médicos, tal como lo establece la ley. -5-
Aunque existan tratamientos eficaces para la depresión y enfermedades relacionadas con la salud mental, más del 90% de los países no tienen los recursos como para tratar a los afectados. Uno de estos obstáculos es no tener personal capacitado, la falta de estos especialistas en los centros de salud del país;la evaluación clínica inexacta, ya que en la mayoría de los casos las personas con depresión no son correctamente diagnosticadas y las personas que en realidad no padecen ningún trastorno mental son tratadas con antidepresivos ; y por último la estigmatización de los trastornos mentales.
Estos antecedentes, además de dejar al descubierto la gravedad del problema, deja en evidencia la necesidad de modificar nuestro sistema de salud previsional, más todavía ante casos en que el desgaste de enfermedades psiquiátricas, invisible al ojo principalmente de Isapres, termina convirtiendo el asunto en un círculo vicioso que, sin duda, puede impactar en el aumento del deterioro de la salud mental del paciente.
-1- OMS http://www.who.int/features/factfiles/mental_health/es/
-2- Pontificia Universidad Católica de Chile http://apoyo.saludestudiantil.uc.cl/index.php/sabermas?task=verItem&id_item=25&vista=sabermas
-3- http://www.latercera.com/noticia/nacional/2014/11/680-604842-9-licencias-laborales-por-salud-mental-suben-y-llegan-al-48-de-permisos-en-la-achs.shtml
-4- http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/06/680-684260-9-isapres-rechazaron-el-38-de-las-licencias-medicas-por-trastornos-mentales-en.shtml
-5- http://ciperchile.cl/2010/02/16/la-controvertida-licencia-de-las-isapres-para-regular-el-reposo-medico-de-sus-afiliados/

ARTÍCULO N°1:
La solución que planteamos es elaborar un tribunal médico independiente a la Isapre, Fonasa o a cualquier organización de este tipo, ya que cuentan con un grupo de especialistas que analizan y dan la última palabra al rechazar o aprobar una licencia, pero creemos que ese sistema actual no ha dado buenos resultados.
El proceso del tribunal será:
1) Enviar la información del paciente al primer nivel, en donde se diagnosticará la relevancia de su petición.
2) En el segundo nivel se evaluará todo lo relacionado al tiempo en que se tomará la licencia.
3) Por último el tercer nivel, en el que estará un juez que tome la información para estudiarla y ver que no haya ningún error para poder dar la última palabra.

Artículo N°2:
La siguiente alternativa que damos será la de crear una unidad de apoyo que ayude a prevenir el diagnóstico de estas enfermedades, llevando por obligación especialistas que involucren dinámicas en estas instituciones que tendrá como objetivo plantear un espacio saludable para el desarrollo de la vida.
Este (os) especialista (s) a cargo vendrá (n) una vez al mes para monitorear y aplicar actividades o dinámicas hechas para fomentar buena comunicación en los lugares cotidianos a los que la persona se enfrenta a diario.