Colegio Chile Norte -ARICA - Región de Arica y Parinacota
Título iniciativa: MALTRATO ANIMAL EN AUMENTO


Nuestro código civil en su Libro Segundo, de los bienes, y en su dominio, posesión, uso y goce, Título I, de las varias clases de bienes, señala en su Artículo 565, Los bienes consisten en cosas corporales o incorporales.
Corporales son las que tienen un ser real y pueden ser percibidas por los sentidos, como una casa, un libro, etc.
Incorporales las que consisten en meros derechos, como los créditos, y las servidumbres activas.
Artículo 566las cosas corporales se dividen en muebles e inmuebles.
Artículo 567. Muebles son las que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose a ellas mismas, como los animales (que por eso se llaman semoviente), sea que solo se muevan por una fuerza externa, como las cosas inanimadas.
Artículo 582. El dominio (que se llama también propiedad) es el derecho real en una cosa corporal, para gozar y disponer de ella arbitrariamente; no siendo contra la ley o contra derecho ajeno.
La propiedad separada del goce de la cosa, se llama mera o nuda propiedad.
En base a estos artículos los animales se encuentran en la categoría de cosas, con todas las consecuencias que ello conlleva y no de seres sintientes, capaces de expresar y sentir, ya sea amor, dolor o sufrimiento.
Un análisis obtenido de las indagaciones la Bidema indicó que, entre los años 2011 y 2014, el daño animal fue el delito que más se repitió, con 251 casos (www.policia.cl/noticias2015/agosto/24ago015/nota.html). En ese mismo período, la tenencia irresponsable ocupa en segundo lugar, con 184 indagaciones. El informe de la PDI también reveló que se han hecho 53 pesquisas por casos de envenenamiento, otras nueve por bestialismo y siete por peleas entre animales.
El estudio también analizó los casos según especie. En el 74% de los casos, el animal afectado resultó ser un perro. En el 15% fueron gatos; El 5%, caballos, y el 3%, aves. También hay indagaciones en que las especies afectadas fueron lobos marinos y mulas. El prefecto Rosas indicó que al recibir una denuncia acuden con veterinarios de la PDI a los sitios del suceso, en los que incluso les hacen exámenes físicos a los animales. (www.latercera.com/.)
Durante el año pasado, la región que presentó más casos fue la Metropolitana, con 141 indagaciones. En segundo lugar Arica y Parinacota, con 41 casos. Este año se mantiene la Región Metropolitana como las que tiene más causas, pero el segundo lugar lo ocupa Valparaíso.


En base a lo anteriormente expuesto nuestras alternativas de solución son las siguientes:

1. Que se sustituya la palabra mueble, tal como la señala nuestro Código Civil, y se les otorgue la denominación de seres sintientes, los cuales no son cosas o muebles, que reciban una especial protección contra el sufrimiento y el dolor, en especial, el causado directa o indirectamente por los humanos, por lo cual, queremos que se complemente la ley n° 20380 sobre protección de animales. Por lo tanto, lo que nuestro grupo quiere y anhela es que se modifique el artículo 567 del Código Civil y que se les reconozca finalmente la calidad de seres sintientes a los animales.
2. Que actualmente el artículo 291 Bis señala lo siguiente: El que cometiere actos de maltrato o crueldad con animales será castigado con la pena de presidio menor en sus grados mínimos a medio y multas de dos a treinta unidades tributarias mensuales, o solo con esta última. Nosotros proponemos que dicho artículo se modifique, en el sentido de que aumenten las penas establecidas en el artículo 291 Bis del Código Penal para quienes maltraten a un animal a presidio menor en su grado máximo, esto es, de tres años a un día y cinco años y multa de dos a treinta unidades tributarias mensuales y que se elimine la frase os solo con esto último. Todo lo anterior, por cuanto los tribunales de justicia rara vez aplican la máxima pena.
3. Fomentar y desarrollar campañas pedagógicas en instituciones públicas como colegios, escuelas, liceos, hospitales, etc. En las cuales las personas logren tomar conciencia de la necesidad de volver a restablecer el respeto, tolerancia, solidaridad, etc. No solo entre personas, sino también entre personas y seres sintientes, valores que están insertos en nuestra democracia, pero no siempre presentes en la conciencia cotidiana.
La idea no es equiparar los derechos de los humanos a los de los animales, lo que esperamos es que los animales sean considerados como Seres vivos sintientes y que aquellos animales que están privados de libertad puedan ser traslados a santuarios, para vivir en semi libertad entre los de su especie, sin sufrir el eterno estrés del confinamiento y de los espacio inadecuados, además del maltrato.
Nosotros creemos firmemente que los animales no son propiedad privada, ni muebles, ni cosas. Que muchos de ellos son seres inteligentes que mantienen lazos afectivos, que sienten, que se frustran en el encierro, que aprenden, que toman decisiones y que incluso poseen autoconciencia, este es nuestro principal planteamiento.