Colegio Emprender Osorno -OSORNO - Región de Los Lagos
Título iniciativa: Ley de Jubilación docente anticipada


A lo largo de las últimas décadas han existido innumerables querellas por parte de los docentes jubilados, debido a las miserables pensiones que se les otorgan. Por ello es que la ley que queremos regir viene dando a conocer el benéfico que se requiere para que esta situación cambie.
El problema que observamos necesario solucionar es el gran desgaste físico y mental que conlleva trabajar durante tantos años como profesor por largas jornadas, en las cuales se ven relacionados con un número muy grande de personas lo que conlleva a grandes responsabilidades; ¿A que nos referimos con esto? , En los colegios municipales el personal muchas veces se ve reducido, contando solo con profesores que en el aula deben cumplir, muchas veces, el rol de padres, psicólogos, o simplemente como una figura en la que los jóvenes pueden apoyarse.
Según la docente Ana María Bello, profesora del Liceo Bicentenario Carmela Carvajal de Prat (de excelencia académica), afirma que ‘’ser docente efectivamente produce un desgaste tanto físico como mental, aunque unos días más que otros. Igualmente me veo recompensada y contrarresta en cierto punto mi cansancio con el cariño brindado por mis alumnos; de hecho estamos organizando nuestra excursión a las montañas que hacemos anualmente’’. Pero el profesorado no puede simplemente ser reconocido por los alumnos, sino que debería ser un conocimiento general a lo largo del país, informando la naturaleza que implica el trabajar como docente. Según el Boletín de Psicología No. 100, publicado en Noviembre del 2010 La enseñanza es una profesión que puede llegar a padecer altos niveles de estrés, incluso por encima de otras profesiones de riesgo (…) El exceso de demandas y exigencias no solo académicas o burocráticas sino también emocionales… junto con limitados recursos personales para afrontarlos puede producir este estado psicológico negativo. Estos problemas son los que se viven a menudo pero son dejados de lado, y generan que se produzca tal desgaste físico y emocional, ocasionando que las condiciones con la que jubilan los docentes sean abrumadoras.
Incluso los mismos docentes ignoran las enfermedades que padecen, ya que, según un estudio propuesto por el Colegio de Profesores de Chile A. G. y el Ministerio de Educación El profesorado tiende a asumir por defecto la existencia de ciertos padecimientos como una condición propia de la labor docente. Se realzan muchas patologías con un exceso de riesgo donde las cinco con más alto valor según el Odds Ratio de la investigación nombrada anteriormente son: Bajo peso, antecedentes de fractura, problemas vocales, ansiedad e hipercolestoremia. Y en cuanto al ámbito psicológico Los profesores presentan mayor riesgo en bienestar psicológico y más burnout (Desgaste profesional) explicado por las tensiones crónicas presentes en las condiciones laborales de los profesores y por la naturaleza de su actividad (…) donde el burnout se relaciona en mayor medida con el agotamiento emocional
Además los abundantes materiales de estudio necesarios para cada curso (preparación de pruebas y clases, cuestionarios y recopilación de elementos de apoyo audiovisuales) presentan otro esfuerzo adicional. Las horas administrativas que le son otorgadas se vuelven insuficientes para cubrir todas estas labores propias del quehacer educacional pero necesario para tener un buen desempeño laboral como es exigido por el sistema educativo del país. Es por esto que se ven en la obligación de sacrificar tiempo familiar y personal para poder continuar con sus labores lo que vendrían a ser horas no remuneradas.
Cabe destacar que un profesor atiende 40 individuos simultáneamente y alrededor de 160 alumnos todos los días, manteniendo una compostura adecuada y siendo sometidos a los constantes desordenes dentro del aula, considerándose un exceso que atenta con el bienestar físico y emocional de una persona; situación y argumentos similares a la realidad de los uniformados, que estando en condiciones semejantes reciben beneficios tales como una jubilación anticipada y una pensión adecuada. Los profesores son la base del país y la sociedad, son aquellos que pueden hacer de éste, un mejor país; son quienes forman a los futuros médicos, políticos y empresarios; por lo que es necesario que quienes forjan a las futuras generaciones sean personas aptas y sin problemas que puedan afectar la calidad educativa. Es por esto que se requiere una jubilación docente anticipada para generar una renovación constante de profesores, ya que, un docente joven permite una relación más fluida de los procesos formativos, clases más dinámicas y relaciones interpersonales más flexibles. Si a esto le sumamos que sean asesorados por quienes tienen más experiencia, la educación en Chile se vería con grandes progresos sin ignorar que la carrera docente sería más atractiva solucionando la escases de profesores que se vive hoy en día.


La propuesta que se da para solucionar este problema es una "Jubilación docente anticipada" la que puede ir de la mano con dos posibles disyuntivas

Primera Alternativa Estratégica:
1.1Aumentar anualmente el fondo de capitalización individual: Como sabemos, las pensiones de los profesores son deficientes; por ende, si llegáramos a disminuir la edad de jubilación y aumentar los años en los que se tenga que dividir el dinero que tengas ahorrado se terminara obteniendo una pensión devastadora. Es por eso, que como contramedida proponemos que se aumente anualmente un 1% del porcentaje que va a tus fondos (10%) hasta llegar al tope de 20% (22% si sumamos los gastos administrativos).
Con esta medida se podrá obtener un pozo de $88.405.848 (calculado con el sueldo mínimo bajo la nueva ley), obteniendo una pensión de $294.686 desde los 55 hasta 80.5 años (Estimado de vida en Chile).

1.2Tener profesores tutores: En los últimos 4 años de ejercer la profesión, se les cambiara su horario en aula. Esto consistirá en que de las 44 horas que un profesor tiene, 22 serán destinadas para hacer clases como de costumbre y las otras 22 horas serán para supervisar las clases de los profesores más jóvenes o con menos experiencias, donde se podrá evaluar su desempeño como docente por uno de sus pares con más experiencia e indicándole como mejorar. Además de ver los puntos débiles de los estudiantes para poder realizar guías de apoyo con el fin de fortalecer sus debilidades y poder crear estudiantes mejores capacitados en el futuro. Con esta propuesta se podrán disminuir los años en que los nuevos docentes consiguen las bases necesarias para ser poder ejercer efectivamente su labor y adecuar su metodología de enseñanza a sus alumnos donde se pasa por un proceso de prueba y error que podrá ser acortado con el apoyo del docente experimentado (más de 20 años haciendo clases), recibiendo su asesoría con las mejores técnicas de enseñanza, preparación de las clases, mantención del orden en la sala, etc.

Segunda alternativa estratégica:
2.Aumentar el fondo de capitalización individual con ayuda del estado: A los docentes se le realizara un descuento de un 15% para su AFP (en vez del 10% de un trabajador normal) con el fin de mejorar las pensiones. Sin embargo, el estado dispondrá de un dinero que se le adicionara a su pensión mensual con el que cubrirá lo necesario para poder llegar a una pensión mínima de $350.000 para todos los profesores jubilados. Esto se asemejaría a lo ocurrido con los uniformados, ya que, los docentes al igual que estos, tienen una labor en constante contacto con diversas personas lo que demanda gran esfuerzo mental.