Liceo Catolico Atacama -COPIAPO - Región de Atacama
Título iniciativa: Reformas y mejoramiento a las expectativas previsionales en Chile


Algo que tiene un mayor grado de importancia en nuestra sociedad es el empleo, debido a que este mismo le entrega un rol protagónico al individuo en su vida permitiéndole la solvencia de necesidades básicas como lo puede ser el pago de una vivienda propia y uno que otro boato, aludiendo a este sustento con el trabajo propio. En conocimiento de esto, nos lleva a realizar una serie de preguntas entre estas están: ¿Qué pasará después de cumplida la etapa laboral?, ¿Cuándo llegará el momento de descansar y hacer efectiva nuestra jubilación? Incluso como jóvenes nos cuestionamos y planteamos una serie de interrogantes en las cuales podemos destacar las siguientes: ¿Estas pensiones de AFP seguirán imperante al momento en que nosotros jubilemos?, ¿Nos mataremos cuarenta años trabajando para recibir una pensión inadecuada? ¿Son dignas las pensiones que reciben nuestros jubilados y que recibiremos nosotros mismos en un futuro? ¿Se logra satisfacer las necesidades básicas con estas pensiones? ¿Podrán nuestros jubilados y nosotros en un futuro disfrutar de una vida llena de alegría y júbilo como es la importancia de esta palabra?
Al abarcar el concepto sobre el adulto mayor podemos hablar de su procedencia del latín Jubilare cuyo significado es mostrado como grito de alegría, algo que al interpretarlo nos lleva a comprender que se refiere a algo dichoso, en donde la persona se encuentra en un estado de júbilo, listo para disfrutar y descansar. Lo descrito anteriormente nos permite apropiarnos de las palabras de Aldous Huxley, el cual plantea lo siguiente:
El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo.
Al analizar esto entendemos que se refiere a disfrutar la vida con emoción y esfuerzo, Pero llegado el momento que el individuo se concentre en solo complacerse, no que se la pase laburando toda su vida, ya que la vejez es una etapa en donde el individuo lo único que desea es descansar y deleitarse luego de haber pasado un porcentaje importante de su vida ejerciendo una labor para engrandecer a la sociedad como lo es el empleo, con esto en mente podemos decir que el significado de esta palabra no es cumplido a cabalidad en Chile, ya que en la situación actual en la que se encuentran nuestros jubilados hoy en día es precaria debido a los bajos ingresos obtenidos y que se ven mayormente disminuidos por los gastos diarios que se van en solventar sus necesidades primordiales como lo es la salud y la alimentación. Lo que genera una merma en la moral y autoestima de nuestros queridos viejitos, basándonos en esto y en la frase anterior notamos una discordancia entre ambas situaciones, ya que no se aplica la vivencia de la adultez con la alegría que debiese ser partícipe.
Volviendo a esto, hablemos de cuando se genera la raíz de este problema. Esta ocurre durante la década de 1980, en la cual el país experimenta un fuerte cambio en el contexto político de la fecha, además de esto se repara en la influencia de un nuevo sistema económico, el cual modifica toda nuestra forma de ahorro pensional imperante en Chile. A través del Decreto de Ley Nº 3.500 se marca el fin del sistema basado en cajas de Previsiones, cajas que se encontraban con un aporte del Estado y solidarios. Para luego ser remplazadas por instituciones privadas instaurando una administradora de fondos de pensiones, en la cual se cambia el tipo de sistema existente, pasando de estatal, a un sistema de carácter privado, que tendrá como objetivo la capitalización de cuentas individuales.
Este será un impuesto obligatorio en donde todos aquellos trabajadores que mantengan contrato valido, generaran un descuento obligatorio de un 10% del sueldo bruto, siendo el sustento base del actual sistema (AFP).
En la actualidad el sistema (AFP) imperante se convirtió en un fracaso y una constante decepción ante la sociedad en sí, debido a que las pensiones son muy bajas llegando al punto de ser denigrantes en casos como la evaluación por parte de la institución en situaciones de invalidez. Por eso es necesario que el Estado establezca la importancia del aporte que hace el ciudadano en el engrandecimiento de nuestra nación, siendo esto también motivo para ser trasladado este asunto a manos del Estado en el actuar que tendrá frente a las demandas que se encuentra realizando la sociedad a la necesidad de ser oídos por nuestras autoridades, además debemos sumarle que este debe también cubrir a través de pensiones existenciales a diversos adultos mayores que no trabajaron durante su etapa productiva o simplemente superaron la proyección estipulada por el sistema de AFP.

No buscamos solucionar, ni convertirnos en la panacea de la traba previsional que existe, pero si queremos ser una opción más para poder acércanos a una posible solución a la problemática que como sociedad nos atañe. Por esto, nuestra propuesta considera la importancia de desarrollar esta temática desde una perspectiva


Alternativas de estrategias:
A lo anterior se debe aclara que el objetivo del proyecto no busca poner fin al sistema de afp, sino modificar la ley 3500, permitiendo el ingreso de un nuevo actor en forma paralela y las respectivas modificaciones a esta, que serán planteadas a continuación.
El proyecto tiene como pilares cuatro elementos centrales
1.- La participación directa de la banca, a través de la creación de una cuenta de ahorro destinada única y exclusivamente a la jubilación de los trabajadores, sabemos que es una entidad privada, pero esto permitirá que el cotizante pueda observar en forma directa y constante el ahorro que este estaría efectuando a la cuenta transparentado y devolviéndole la confianza al cotizante, permitiendo también elegir entre el sistema de afp o esta nueva propuesta.
Por lo tanto, esta cuenta tendría un carácter de protegida, lo que significa que solo permitiría el ingreso de dinero y no su salida y el levantamiento del dinero se realizaría única y exclusivamente solo al iniciarse el proceso de jubilación o bajo excepciones especiales. El cotizante deberá declarar el cambio de modelo de previsión, además se seguirán realizando sus descuentos previsionales pero destinado a esta nueva cuenta. Todo lo ahorrado en esta cuenta deberá estar sujeta a reajuste e intereses bancarios según la ley de bancos, además el cotizante podrá establecer en forma directa un porcentaje (ideal un máximo de un 30% del total ahorrado) si es que lo desea para poder ser partícipe de las transacciones que realizan la banca en la bolsa, evitando el papel intermediario que realizaba las afp, convirtiendo al cotizante un activo participante de sus ahorro y utilidades para este.

2.- La importancia de aumentar los aportes individuales de un 10%a un 15%, sabemos que lo que ahorramos es muy insuficiente a lo que requeriremos cuando estamos en nuestra etapa de vejez. es necesario que como sociedad comprendamos lo beneficioso que resultaría aumentar en un 5% más a lo que ya ahorramos con el objetivo de mejorar significativamente nuestras jubilaciones, ya que somos los primeros interesados en tener un buen pasar en nuestra vejez.

3. Establecer aportes del estado y del empleador
En este punto creemos necesario que el estado juego un rol trascendental debido que somos como trabajadores un aporte al mejoramiento de nuestra nación y creemos importante que el estado también reconozca el esfuerzo y como medidas de mejoramiento buscamos que
- aquellos jóvenes que participen en el ejercicio del servicio militar ese año o meses en caso de que sean estudiante se les reconozco como tiempo de trabajo y se les imponga previsionalmente por el aporte que esto harán a la patria.
Siendo importante lo que señalaremos a continuación:
El estado deberá financiar por una única vez , iniciado el proceso de jubilación un aporte del 20% del total de lo ahorrado por el trabajador a esta cuenta, con el objetivo de retribuir por todos los aportes que este ha realizado, sabemos que el estado es el gran empleador de nuestra nación y por eso creemos también que este aporte debe estar condicionado en forma porcentual a través de topes (dar un 20% a los ahorros previsionales más bajos y disminuir el porcentaje de aporte a los ahorro previsionales más alto en un 10%).
En el caso del empleador:
Este deberá también reconocer el esfuerzo y aporte que ha entregado su trabajador a la empresa y por ende tendrá la obligación de otorgar un aporte anual valorado en $100.000, sujeto a transformación porcentual y equivalente al valor monetario según el tiempo para que este monto no se devalúe.

4. uso y liberación de los fondos
Una vez cumplido el periodo laboral e iniciado el proceso de jubilación el trabajador tendrá derecho a retirar un porcentaje no superior al 45% de lo ahorrado, siempre y cuando el monto 50% sobrante le permita vivir con una pensión adecuada, provocando que el porcentaje debiese reducirse. El objetivo de este retiro del 45% deberá ser destinado a un bien inmueble, establecimiento de una pyme, pagos de deudas o el disfrute de sus años de vejez.
Tiene como finalidad evitar la pérdida total de su ahorro y las consecuencias negativas que esto podría traer tales como condiciones de indigencias, abandonos o aprovechamiento de terceras personas.
Es importante también reconocer que hay individuos que pudieron lograr ahorrar mayores cantidades de dinero al promedio de la sociedad y por ende otórgales también la posibilidad que pudieran disfrutar más de sus ahorros previsionales, generándose un retiro Premium, solo destinado aquellos que pueden darse el lujo de jubilar anticipados
Se debe considerar que todos estos elementos deben estar sujeto a la tramitación que debe realizar el banco que trabajará con la cuenta, la misión que tendrá la banca es orientar, proponer y establecer las mejores opciones en que se puede utilizar el 45% de lo retirado por el cotizante.