Liceo Bicentenario Padre Alberto Hurtado Cruchaga -LONCOCHE - Región de La Araucanía
Título iniciativa: El aire es de todos, el humo es tuyo. Las amenazas del tabaco y su consumo temprano.


Existe en Chile un esfuerzo creciente por disminuir los efectos producidos por el consumo de tabaco. Sin embargo, el problema se encuentra lejos de estar totalmente solucionado con las iniciativas legales ya existentes. Es por esta razón que el equipo Delibera LBPAHC de Loncoche, ha decidido concentrar su trabajo en una nueva modificación a la ley 19.419, promulgada el 22 de septiembre de 1995, y que dispone normativas básicas en contra del consumo de tabaco.
Conocidos son los efectos adversos que genera el consumo regular y a la vez la exposición frente al tabaco, los cuales van desde enfermedades pulmonares, cardiovasculares, psicosociales y psicoemocionales, hasta llegar a problemas de adicción y actitud. Cabe destacar que esta problemática no solo afecta al hombre como tal, sino que repercute plenamente en su medio ambiente. Es así como el humo del cigarro puede provocar consecuencias nefastas tanto en plantas y animales como en la misma capa de ozono.
Es urgente un cambio sustancial a la actual ley antitabaco. Chile es el país con más consumo de tabaco en Latinoamérica, los jóvenes de nuestro país poseen 2 récords bastante lamentables:
1. País con el mayor consumo de tabaco en el mundo (mujeres)
2. País con el mayor consumo de tabaco en Latinoamérica (hombres)
(Chan, 2014)
Después de analizar el problema y las consecuencias que puede ocasionar tanto en fumadores pasivos como activos, nuestro equipo plantea las siguientes alternativas estratégicas, las cuales han sido organizadas en objetivos generales, de los cuales se desprenden objetivos específicos, siendo su foco de atención los menores de edad.
Objetivos Generales:
1) Erradicar el consumo de tabaco en los adolescentes y niños
2) Concientizar a la población general sobre los riesgos del consumo temprano de tabaco
Objetivos Específicos:
- Restringir los espacios de consumo: los espacios al aire libre son lugares idóneos para que los jóvenes puedan entrar en el vicio tabaquero ya que están fuera de la supervisión paternal que normalmente desaprueba el consumo del tabaco. Para evitar esto es necesario prohibir el consumo de cigarrillos en ciertos espacios públicos al aire libre como lo son las plazas, parques, eventos sociales, canchas deportivas, etc. De esta forma, los jóvenes se verían obligados a fumar en el hogar donde la mayoría de las veces se les impide el consumo. Estas normativas ya han sido aplicadas en países como Finlandia donde menos del 20% de la población fuma, siendo el país con menor consumo de tabaco en toda la Unión Europea
-Aumentar el rango de prohibición de venta de tabaco en locales cercanos a establecimientos de educación: Otra de las acciones a llevar a cabo es disminuir la posibilidad de acceso al tabaco para los jóvenes, ya que en la actualidad este rango es de cien metros y no significa un espacio de difícil acceso para los estudiantes que desean incurrir en el consumo de tabaco.
- Restringir venta de tabaco exclusivamente a locales con licencia de ventas alcohólicas: al estar constantemente fiscalizados por carabineros, los locales con licencia de venta de alcohol serían menos propensos a vender cigarrillos a menores de edad, limitando los medios de obtención de tabaco para los jóvenes. Esta medida no se ha implementado en ningún país del mundo por lo cual podría transformar a Chile en un precursor en la lucha contra la nicotina y sus riesgos.
-Implementar campañas de educación en establecimientos escolares: Para advertir sobre la nocividad del consumo temprano en adolescentes y prepararlos en la resolución de conflictos asociados al consumo social del tabaco.
-Implementar campañas en contra de la presión social: enseñar a los jóvenes a no ceder ante la presión de los grupos sociales es esencial, ya que esta es la razón principal por la cual a temprana edad se comienza a fumar. Si se enseña a no caer bajo la influencia de otros o incluso, se les enseña a los que ya son fumadores a no inculcar este hábito a los demás, se podría disminuir en gran medida el índice de consumo de tabaco en el país.
-Implementar campaña de propaganda anti-tabaco: que no solo incluya al sector de la población ya afectado por el consumo de tabaco (propaganda disuasiva en cajetillas) sino también a aquellos que aún no se han iniciado, principalmente los jóvenes y menores de edad.
-Utilizar el ejemplo de otros países: dar a conocer a la población el ejemplo de países desarrollados, con bajo índice de tabaquismo, para demostrar cómo han surgido sin la necesidad del consumo excesivo del tabaco. Algunos de ellos son:
Uruguay: El pilar fundamental de la ley está en educar e informar a la población sobre los peligros de fumar o de respirar el humo del cigarrillo.
(Fong, 2012)
España: prohibición de fumar en cualquier tipo de espacio de uso colectivo.
(Nebot, 2010)
Bután: prohíbe la venta de tabaco en todo el país.
(Ngedup, 2004)
De esta manera, pretendemos generar un cambio radical, no solo en la legislación chilena, sino también en su población.


La ley antitabaco actual (1 de febrero de 2013, Ley 20.660) se concentra principalmente en disminuir los daños a los fumadores pasivos que concurren a eventos deportivos, sociales, artísticos, etc., que al estar en recintos cerrados están constantemente expuestos al humo del cigarro, sufriendo los mismos prejuicios que los fumadores activos.
La antigua ley (22 de septiembre de 1995, Ley 19.419) prohibió el consumo de tabaco en bares y recintos cerrados para proteger a la parte no fumadora del humo de quienes si lo hacen. Además, obligó a los dueños de los recintos a equipar sus locales con ventilación adecuada para su tamaño, crear terrazas al aire libre para los fumadores y eliminar cualquier techo que tuviesen estas últimas. Pero lamentablemente no atacó el problema de raíz, ya que prácticamente ignoró a una creciente parte de la población fumadora; los menores de edad.
En Chile el número de jóvenes que consumen productos de la industria tabaquera sube cada día más, transformando a nuestro país en el número uno en consumo de tabaco en menores de edad en América Latina, una cifra lamentable que debemos aminorar. Para esto, hemos preparado algunas propuestas concretas y fundamentadas, que pretenden dar un giro transversal a la antigua normativa, la cual a nuestro parecer, deja de lado gran cantidad de aspectos fundamentales cuando se trata de lograr el bienestar de una población.
-Disminuir los lugares donde se esté permitido fumar. Si logramos prohibir el consumo de tabaco en plazas, canchas y parques los jóvenes se verán obligados a fumar en espacios más restringidos, donde la vigilancia paternal es mayor y ya que la mayoría de los padres desaprueba que sus hijos menores de edad fumen, esto disminuiría las cifras negativas de gran manera.
-Permitir la venta de cigarrillos sólo en locales con licencia de venta de alcohol: al ser más fiscalizados por la autoridad con mayor frecuencia estas tiendas comerciales no podrán o se les dificultará la venta de tabaco a menores de edad.
-Aumentar el rango de prohibición de venta de tabaco en locales cercanos a establecimientos de educación: otra de las acciones a llevar a cabo es disminuir la posibilidad de acceso al tabaco para los jóvenes, ya que en la actualidad este rango es de cien metros y no significa un espacio de difícil acceso para los estudiantes que desean incurrir en el consumo de tabaco.
-Implementar campañas de educación en establecimientos escolares: para advertir sobre la nocividad del consumo temprano en adolescentes y prepararlos en la resolución de conflictos asociados al consumo social del tabaco.
-Implementar campaña de propaganda antitabaco: que no solo incluya al sector de la población ya afectado por el consumo de tabaco (propaganda disuasiva en cajetillas) sino también a aquellos que aún no se han iniciado, principalmente jóvenes y menores de edad.
-Aumentar impuestos al tabaco: la actual legislación impone un 60,5 % a la cajetilla de cigarros, lo cual resulta un mero trámite para las grandes compañías tabaqueras. Para ellas, Chile resulta un mercado rentable y de fácil acceso, a diferencia de potencias en materia antitabaco, como lo son Uruguay, Finlandia, España e incluso Argentina.
Con estas modificaciones legislativas, lograremos hacer de nuestro país un lugar amigable con su medio, y que a la vez, acepte el derecho y la voluntad del ciudadano que no tolera el tabaco, su humo y su contaminación. Ese es nuestro lema, lograr comunión con respecto al aire, el cual debemos cuidar y respetar, ya que nos pertenece a todos.