Colegio Kalem (1) -AISEN - Región de Aysén
Título iniciativa: Reestructuración y fortalecimiento de la institución SENAME


I.- Antecedentes
El Servicio Nacional de Menores (SENAME) es un organismo gubernamental centralizado, colaborador del sistema judicial y dependiente del Ministerio de Justicia. Se encarga de la protección de derechos de niños, niñas y adolescentes, además de regular y controlar la adopción en Chile. Fue creado por el Decreto de Ley N° 2.465 del 10 de enero de 1979, que constituye su Ley Orgánica publicada en el Diario Oficial el 16 de enero del mismo año. Un decreto supremo del 5 de diciembre de 1979 fijó la planta y el SENAME entró en funciones el 1 de enero de 1980. Su Misión es contribuir al desarrollo del sistema de protección social de la infancia y adolescencia a través del ejercicio de derechos y la reinserción social y/o familiar de niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos e infractores de ley, mediante una red de programas ejecutados directamente o por organismos colaboradores del Servicio.
A su vez Chile es firmante de la declaración Universal de los Derechos del Niño, la cual tiene como objetivo defender los derechos infanto-juveniles, es así que durante la existencia de la institución SENAME hemos visto como estos derechos no han sido del todo protegidos. Mediante la creación del ministerio queremos dar cumplimiento al compromiso que ha adquirido chile con sus niños y adolescentes.

II.- Justificación
Las principales problemáticas que podemos distinguir en esta institución son:
La mala relación entre monitores y jóvenes, marcando una gran distancia entre ambos, Lo que provoca que realicen actividades en post de lo que creen se necesita pero no de lo que ellos quieren. En base a la información que hemos podido acceder sólo observamos imágenes de estas actividades, pero no objetivos específicos o programaciones que avalen que estás son llevadas a cabo. Aparte de esto la infraestructura puede ser influyente en la percepción psicológica propia y a nivel país de lo que es esta institución. Sin mencionar que según varias opiniones de padres y jóvenes externos al SENAME lo identifican en una sola palabra como “Cárcel” y no como un “hogar” que sería el fin de este. Tomando como ejemplo la situación en España, “Los centros de menores” tienen niños que perciben tan acogedora esta institución que sienten la confianza para invitar a sus compañeros de clase a ese lugar, ya sea para sus cumpleaños, o simplemente por gusto.
Otra problemática es que no todos los niños o jóvenes poseen el privilegio de la educación, provocando un retraso escolar en ellos. Según la noticia “SENAME Lanza programa de reinserción laboral para jóvenes infractores de ley” publicado el 14 de julio del 2015 por la página Oficial Del SENAME podemos darnos cuenta que esto solo tiene como objetivo que los jóvenes se integren como fuerza laboral, es decir, se preocupan solamente de que el menor entre al sistema laboral y no se encargan de que este termine su educación, por lo tanto se les niega el derechos de proyectarse educativamente. También podemos considerar como dilema el hecho de que los jóvenes son internados de manera prolongada en el SENAME y esto según la corporación administrativa del Poder Judicial; “Por cada 3 meses que un niño de corta edad reside en una institución pierde un mes de desarrollo”, es decir, que es inevitable que el desarrollo de un infante sea perjudicado. Sin mencionar que los tribunales no tienen leyes que sustenten el cuidado y el bien estar de los jóvenes como vemos ejemplificado en el aumento de noticias sobre abusos sexuales dentro del SENAME a partir del año 2013, siendo que este debería ser un lugar donde los niños sean protegidos de tales actos.
A partir del desglose de las problemáticas anteriores proponemos el siguiente mensaje:
Otorgar la independencia al sistema de protección infantil SENAME a través de la creación del Ministerio de Niñez y Adolescencia para, de esta manera, desarrollar más y mejores espacios de participación que profundicen nuestra democracia y amplíen el ejercicio de los derechos de los niños y jóvenes de nuestro país, siendo la creación de este ministerio un paso importante para la creación de espacios y políticas que permitan una mayor integración y reinserción de los jóvenes a la vida social y política

III.- Contenido proyecto de Ley
El proyecto que sometemos a vuestra consideración, contiene un rediseño institucional en el que se crea el Ministerio de la Niñez y Adolescencia, manteniendo el Servicio Nacional de Menores, pero modificando sus funciones y su nombre. En el esquema que se propone, se separan las funciones vinculadas a la formulación y evaluación de las políticas relativas a los niños y adolescentes, las cuales se radican en el nuevo Ministerio, de aquellas vinculadas a la ejecución de las mismas que seguirán en el actual Servicio Nacional de Menores, el cual seguirá llamándose de la misma forma.
El proyecto contiene un doble articulado, debido a que es necesario, por un lado, fijar la ley del Ministerio de la Niñez y Adolescencia, y por otro, modificar la actual ley Nº 2.465 que se refiere a la creación del SENAME y su dependencia al Ministerio de Justicia.
ARTÍCULO PRIMERO.- Créase el Ministerio de Niñez y Adolescencia, la siguiente:
TITULO I
Del Ministerio de Niñez y Adolescencia.
Artículo 1°.- Créase el Ministerio de Niñez y Adolescencia, en adelante “el Ministerio”, como una Secretaría de Estado encargado de colaborar con el Presidente de la República, en el diseño, coordinación y evaluación de las políticas, planes y programas destinados a promover una nueva perspectiva a nivel nacional y/o nivel país sobre lo que es la institución SENAME. El Ministerio velará por el cumplimiento de los derechos del niño, es decir, la protección e implementación de programas en post del desarrollo sano de los jóvenes.
Artículo 2°.- Modificar la Ley 2.465 artículo 1° que se refiere a la creación del Servicio Nacional de Menores como un organismo dependiente del Ministerio de Justicia logrando separarlo de este, es decir, que el SENAME sea un organismo dependiente del Estado accediendo a un mayor presupuesto y teniendo mayor independencia en la creación de programas de ayuda a los niños y adolescentes.