Patagonia College -PUERTO MONTT - Región de Los Lagos
Título iniciativa: Rebaja del IVA a los libros a 10%


Hasta el año 1976 los libros estuvieron exentos de IVA, pero esto cesó debido a que el gobierno de la época instaló un nuevo modelo económico, donde todos los bienes y servicios circulantes en Chile debían pagar impuestos.
En los tiempos que precedieron a ese hito los libros se encontraban en el mismo sitial que los bienes de necesidad básica, como: alimento, vivienda y otros. Lo recién citado dice entre líneas mucho más de lo que pareces, con eso queremos referirnos a que si en algún momento el libro fue considerado de manera masiva y abierta un bien básico, puede volver a ser así.
Dentro del contraste entre la actualidad y el pasado, cabe también mencionar el hecho de que el libro en sí se ha vuelto un recurso esencialmente económico en lugar de cultural- lo que era originalmente, y no tiene motivos para dejar de ser así.
Hasta el día de hoy el IVA al libro continúa siendo excesivamente alto comparado con los del resto del mundo, ya que Chile por sí sólo posee el IVA más alto con relación a los libros, lo que a su paso perjudica su ubicación en la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).
El poco fomento a la lectura es igualmente un tema preocupante dentro de este ámbito, menos del 50% de los chilenos son lectores ávidos, y una amplia proporción es analfabeta funcional, lo cual está derechamente relacionado con el deficiente fomento de la lectura; y. lo que es aún peor, nos hace un país con menor evolución en el ámbito cultural.

Citando nuevamente la adhesión del IVA al libro en 1976, cabe decir que esa reforma legal fue transformada nuevamente en 1993 durante el gobierno del presidente Patricio Aylwin, con la creación del Consejo y el Fondo Nacional del Libro y la Lectura; el cual, paradójicamente no tenía contemplado en sí la extracción del IVA, mas cambió su mirada al punto de reducir el impuesto sólo un poco, gracias a un grupo de diputados oficialistas que lograron poner el tema en agenda legislativa.
Aunque le decisión pareció bastante conveniente, sólo se decidió a bajar un poco el impuesto, ya que el Estado tenía el deseo de seguir teniendo las mismas ganancias financieras que les eran dadas gracias al IVA.
El tema siguió presente durante las siguientes décadas, y la única conclusión sacada públicamente respecto a él es que es algo demasiado establecido y duradero como para modificarlo, ya que esto sería un tanto complejo. Y lo que nosotros pensamos, es que no lo es, debido a que si en algún momento se modificó la ley para adherir el IVA al libro, ésta puede ser modificada nuevamente para exceptuar a l libro de ésta misma; en otras palabras, sería sólo alterar un tanto lo establecido para que vuelva a ser como en el pasado.
La ley precedente a 1976 rezaba: "[Estarán exentos de impuesto:] Pan, leche, sea en estado natural, desecada, condensada, evaporada o en polvo, alimentos de sustitución láctea; agua potable, frutas y verduras frescas, papas, cebollas, ajos, trigo, maíz, porotos, lentejas, garbanzos, arvejas, arroz, huevos, ganado, aves, sal, harinas de cereales o de legumbres; carne fresca, congelada o deshidratada; pescado, algas marinas, mariscos y crustáceos frescos y congelados destinado al consumo humano, excepto ostras, langostas y centollas; textos y cuadernos escolares, libros, diarios y revistas destinados a la lectura."
La idea sería entonces, colocar una simple "coma" procedente en el párrafo que reza la ley sobre este trascendente tema que debería ser ya una prelación, y agregar unas simples palabras que exceptúen al libro del IVA, cualquier ley puede modificarse para mejor.