Escuela Y Liceo Montessori -TEMUCO - Región de La Araucanía
Título iniciativa: Formación ciudadana desde la etapa pre-escolar: una necesidad en la educación actual


Para las elecciones electorales del año 2013 en Chile, solo un 49,37% de los ciudadanos participó de la votación, y durante la segunda ronda electoral se observó una baja del 15% de votos. Somos aproximadamente 17 millones de habitantes de los cuales 13 millones son los inscritos, presentándose 6 millones en las elecciones, ¿Por qué no participan todos los inscritos en las votaciones?

La situación que se presenta con respecto a la participación ciudadana y la política es más que preocupante, este fenómeno pone en riesgo la legitimidad del sistema político actual ya que la mayor parte de los ciudadanos no participan el proceso de elección de sus autoridades, lo que deja el futuro del país en manos de unos pocos. Sin embargo al momento de querer manifestarse por los derechos ciudadanos los jóvenes siempre han tenido una destacada participación, cabe solo recordar la llamada "Revolución Pingüina", que incluso hoy tiene a jóvenes protestantes de esa época como parlamentarios elegidos democráticamente y ejerciendo sus derechos, pero también sus deberes y, por supuesto, su alta formación ciudadana.

Actualmente, Todo ciudadano es automáticamente inscrito en el sistema electoral por la Ley Nº20.568, que regula la inscripción automática y el voto voluntario, sin embargo las tasas de votación han disminuido, siendo una de las razones el desinterés o el poco entendimiento que existe en la ciudadanía.

La Participación Ciudadana contribuye a la mejora de la gestión pública, al posibilitar la incorporación de la opinión ciudadana en las distintas etapas de ésta, lo que fortalece la democracia y permite que los resultados de las políticas estatales sean más efectivos y cercanos a las necesidades de las comunidades.

Debemos considerar que la formación ciudadana no se da sólo por el hecho de ser chileno, sino que son derechos adquiridos por nacer en nuestro territorio, pero además, por el hecho de ejercer y potenciar todos los derechos y deberes que adquirimos a través de nuestra constitución y que se afianzan a través de nuestra crianza, pero que deben potenciarse a través de nuestra educación escolar, formal y sistemática.

Si bien es cierto que formalmente el Ministerio de educación ha implementado estrategias de apoyo en el año 2014 y ha querido actualmente sistematizar la formación ciudadana es sólo a partir de los niveles de 7° año básico hasta 4° año medio, considerando que la educación obligatoria comienza a partir de la educación pre-básica, o sea , estamos considerando que a partir de kínder existe obligatoriedad en impartir educación, sin la formación que se orienta a la formación de un ciudadano con un perfil que se visualice a desarrollar sus responsabilidades en deberes y derechos como parte activa de nuestra sociedad democrática.

Es importante considerar que el alumnado de nuestro país se encamina a ser un joven que debe tener y poseer una identidad propia como país, digno de una persona que pertenece a un territorio con costumbres, actividades culturales, sociales, políticas y educativas que apunten a formar un vínculo indisoluble de su formación cívica, que debe ser ante todo un planteamiento de convicción frente a sus lineamientos democráticos, por ello mencionamos las palabras dichas por nuestra actual Ministra de Educación, Adriana Delpiano:" Debemos forjar una cultura del respeto por los derechos humanos" en el marco del lanzamiento de un plan de fortalecimiento de formación ciudadana y convenio con la Universidad de Chile para capacitar a 1.500 profesores.

De acuerdo a las Orientaciones Técnicas y Guiones Didácticos para Fortalecer la Formación Ciudadana de 7° Básico a 4° Medio, plantea en su introducción que "Lo que es coincidente con la apreciación generalizada que presentan distintos sectores de nuestra sociedad, que observan la Formación Ciudadana como una necesidad primordial en el Siglo XXI; formar ciudadanos activos, responsables, participativos y comprometidos con el rol que tienen al interior de la sociedad. En este contexto, la Formación Ciudadana es concebida como un pilar fundamental de los procesos de enseñanza y aprendizaje de los/as estudiantes, puesto que considera las competencias necesarias para cooperar con una sociedad plural, respetuosa, motivada, con valores éticos, entre otros componentes sociales".

Otro componente a considerar es el constante cuestionamiento al alejamiento de los jóvenes a ejercer su derecho a voto, incluso cambiando el sistema de registro electoral, haciéndolo voluntario, sin embargo, considerando los datos entregados por SERVEL en las elecciones 2012, los votantes voluntarios en el grupo etario correspondiente a las edades de 18-19 años en total país correspondió solo a 126.994 votantes, la cantidad más baja por grupo etario a nivel país.




¿Como implementar la formación de un ciudadano?

Nuestro proyecto de ley, plantea la importancia de fortalecer la Formación Ciudadana, no solo a partir de 7° año básico hasta 4° año medio, como lo es al día de hoy, sino impartir en forma obligatoria desde la educación pre-básica hasta 4° año de enseñanza media.
De esta forma consolidar en los niños y futuros jóvenes de Chile un perfil que apunte a un ser ciudadano integral, que no visualice sólo sus derechos, también que pueda identificar sus deberes y ser consecuente con ellos.

Para ello necesitamos potenciar en los niños y niñas de nuestro país a través de competencias básicas transversales que apunten en una dirección, como por ejemplo potenciar valores como el ser un ciudadano, ser respetuoso de mi ser como persona y del otro aunque piense y actúe diferente a mi ser, sentirse motivado a ser parte de esta sociedad para construirla en conjunto con todos los actores sociales, políticos y culturales que coexisten en el Chile de hoy.

Y en el caso de la población joven, incentivar la participación a través de programas tecnológicos que atraigan la atención de estos, así otorgándoles mayor conocimiento y abarcando no solo el ámbito político sino económico, social y cultural que afecta a nuestro país, para que al momento de cumplir con su deber civil, puedan comprender y manejar una perspectiva certera de lo querido.

Además, se deben involucrar al profesorado, directivos y comunidad educativa en general, para potenciar una sociedad pluralista e informada para ello es importante entonces facilitar a todos los actores y educandos en ser parte activa de la globalización que hoy en día se vive, siendo parte activa y primordial de la una sociedad basada en el conocimiento , conocimientos que deben ser potenciados en una educación formal, conocimientos de todos los procesos en los cuales ejerzamos de forma libre y autónoma nuestros derechos y sin olvidar en este sentido también nuestros deberes como ciudadanos.

Por último, debe considerarse la formación ciudadana a partir de la etapa preescolar como un desafío ciudadano, este implementándose de manera simple y didáctica para el mayor interés de los menores, para así crear una instancia de formación a largo plazo que traerá muchos más beneficios que contrariedades a nuestro pueblo democrático.

De esta forma buscamos generar ciudadanos con consciencia respecto a las decisiones políticas del país, que surja un interés en ser partícipe activo de la democracia chilena y no ser un ciudadano fantasma, que no aporta nada más que un número.