Liceo Industrial Metodista De Coronel -CORONEL - Región del Bíobío
Título iniciativa: " Yo te cuido, Chile me Cuida"


Nuestro país ha avanzado mucho en materia de salud, pero aun tenemos materias pendientes, especialmente en materia de enfermedades crónicas y cuidados de enfermos terminales.

En la gran mayoría de estos casos es un familiar quien se hace cargo de acompañar al enfermo en esta situación.
La enfermedad produce una crisis que somete a un reajuste de todos los miembros de la red social del enfermo en distintos ámbitos, como son; problemas de afrontamiento de la enfermedad y la comunicación, derivados del cuidado del enfermo, problemas laborales, legales, económicos, sociales, derivados de la utilización de prestaciones y servicios del sistema sanitario, y problemas religiosos.
Esta persona debe recurrir
Herrera, I. El trabajo social en los cuidados al final de la vida. Juan Herrera.net.1.2.

A pesar de la existencia de instituciones y organismos de ayuda, en la mayor parte de los casos la responsabilidad de cuidar a las personas con enfermedades degenerativas crónicas suele recaer en el ámbito familiar.
El cuidado de personas con Alzheimer, Parkinson, Cáncer Terminal, problemas Cerebro Vasculares, etc., puede suponer un enorme sacrificio. La Familia aparece como un elemento crucial en la atención y cuidado de los enfermos terminales y postrados, de hecho la fortaleza de esa institución ha supuesto durante mucho tiempo la posibilidad de que estas personas puedan ser atendidas de forma adecuada a expensas de un sacrificio importante, algo que pocas veces es valorado o tenido en cuenta por parte de las autoridades. Sin embargo, esa labor en ocasiones pasa factura a través de un desgaste físico y/o psicológico de la familia, especialmente del cuidador (a).

Estudio de la Universidad Austral de Chile. ESTRÉS DEL CUIDADOR DE UN ENFERMO TERMINAL.

En general el cuidador de un enfermo terminal debe recurrir a licencias medicas para poder estar al lado del paciente, con el peligro de perder su trabajo, o simplemente debe abandonar su trabajo. Lo que significa un duro golpe a la economía del hogar, ya afectado por los costos de una enfermedad terminal.
Ademas sumamos a esto el proceso que viene posterior a la muerte del paciente, lo que significa un duro golpe para el cuidador, el cual queda totalmente desamparado en cuanto a protección o cuidados.

Fuentes:ESTRÉS DEL CUIDADOR
DE UN ENFERMO TERMINAL Autores:
Liliana Araya C.
Marcia Guamán R.
Claudia Godoy F.
Universidad Austral de Chile.


Como equipo proponemos la creación de un Proyecto de Ley que apunte al resguardo del cuidador de un enfermo terminal, tanto en el área laboral como en su salud.

Debe ser labor tanto de los ministerios de salud como del trabajo, el fiscalizar que el cuidador de un enfermo terminal tenga su fuente laboral protegida, recibiendo su sueldo normalmente, ademas de recibir la atención medica que sea necesaria, durante la fase de cuidado como posteriormente.

Es importante el seguimiento del cuidador porque generalmente después de la muerte del enfermo el médico acaba su responsabilidad, sin embargo se ha observado que es una etapa de alta vulnerabilidad para el cuidador manifestando aislamiento, depresión, consumo de tóxicos, alteración del sueño y mortalidad.
En nuestro sistema de salud, en el capítulo de las intervenciones garantizadas que tienen que ver con la calidad de vida, están los cuidados paliativos para los enfermos terminales. Mejor dicho de la calidad de la vida que está en proceso de extinguirse.
La inclusión de este problema de salud en el listado AUGE es la continuación del Programa de Alivio del Dolor establecido por el Ministerio de Salud en 1995 a instancias de los especialistas de la Unidad de Cáncer de la División de Programas de Salud y el Departamento de Salud de las Personas.

Es posible realizar cuidados paliativos en domicilio, idealmente con un equipo multidisciplinario de trabajo, que junto con la familia tengan la capacidad de ocuparse de todas las áreas de la persona enferma: somática, psicológica, social, espiritual. Los principios de ética: autonomía, justicia y equidad están presentes cuando trabajamos con un enfermo terminal.

Al brindar atención al enfermo, se debe realizar un diagnóstico de la familia y de las características biopsicosociales del cuidador para detectar los factores de riesgo o patologías abarcándolo en forma precoz.
El desgaste es un proceso y no un hecho aislado, son fenómenos complejos con múltiples causas y manifestaciones. Por lo tanto, no existe una solución única y limitada en el tiempo.
Entregar una información adecuada del curso de la patología y sus complicaciones a la familia, especialmente al cuidador. Los conocimientos sobre la enfermedad, y un buen entrenamiento en técnicas de cuidados son una fortaleza para las personas, les da seguridad y control, teniendo un papel central en el manejo del estrés. También debería descargarse a los cuidadores de la responsabilidad por lo que no pueden evitar.
El trabajo de los cuidadores es estresante y los sentimientos de angustia son una versión legítima a sus experiencias, en lugar de signos de debilidad personal. Los sentimientos reprimidos conducen a un desgaste inevitable, por ello los cuidadores necesitan sentirse seguros y libres para expresar dudas y angustias, y pedir ayuda a tiempo sin miedo.
En Chile dentro del sistema de salud existe un programa en GES (Garantías Explícitas de Salud) de cuidados paliativos enfocado al paciente con cáncer terminal y su familia, conformado por un equipo multidisciplinario que inevitablemente presenta todas las falencias del actual “modelo biomédico”.