La formación ciudadana como competencia

24 Mayo 2019

Las competencias ciudadanas buscan fomentar personas integrales, con autonomía y pensamiento crítico, para que sean capaces de construir una sociedad basada en el respeto, transparencia, cooperación y libertad.

Un documento del Ministerio de Educación (2016), titulado “Orientaciones para la elaboración del Plan de Formación Ciudadana”, expresa que las competencias para la formación ciudadana comprende un “proceso formativo continuo que permite que los niños, niñas, jóvenes y adultos desarrollen un conjunto de conocimientos, habilidades y actitudes que resultan fundamentales para la vida en una sociedad democrática. Busca promover en distintos espacios, entre ellos las comunidades educativas, oportunidades de aprendizaje que permitan que niños, niñas, jóvenes y adultos se formen como personas integrales, con autonomía y pensamiento crítico, principios éticos, interesadas en lo público, capaces de construir una sociedad basada en el respeto, la transparencia, la cooperación y la libertad. Asimismo, que tomen decisiones en consciencia respecto de sus derechos y de sus responsabilidades en tanto ciudadanos y ciudadanas”.

 

De la definición anterior es posible distinguir, por una parte, que la formación ciudadana implica el desarrollo de la capacidad de aprender a aprender, lo que implica la búsqueda activa de información para desarrollar un pensamiento sistémico, más que narrativo y lineal, sobre la información disponible. “Esto es particularmente importante para los ciudadanos del siglo XXI, dado que este se desenvuelve en un mundo interconectado que dispone de una mayor cantidad de herramientas para acceder a la información”, según un informe hecho por la Biblioteca del Congreso (BCN) sobre el asunto.

 

El desarrollo de la capacidad de analizar información disponible para construir un pensamiento sistémico, se vincula al concepto de pensamiento crítico, que consiste en la capacidad de los ciudadanos para juzgar los discursos y mensaje que circulan en la sociedad, y poder discriminar la información relevante. A su vez, demanda la apropiación significativa de información para lograr organizarla y construir nuevo conocimiento.

 

Además, la formación ciudadana implica el desarrollo de habilidades sociales, como la capacidad para comunicar posturas propias y valorar las posturas de otros, en distintos contextos. Esto se vincula al desarrollo de procedimientos específicos para seleccionar y estructurar el mensaje que se quiere transmitir, considerando para quién y para que se comunica algo.

 

La formación ciudadana también involucra el desarrollo de una actitud positiva hacia la participación ciudadana, como un vehículo para la construcción del espacio público, la resolución de conflictos, y la consolidación del proyecto país en el que viven los ciudadanos. Lo anterior implica el desarrollo de personas competentes para participar activamente en la transformación de la sociedad, es decir, comprenderla, valorarla e intervenir en ella de manera crítica y responsable, con el objetivo que sea cada vez más justa, solidaria y democrática. Lo anterior conlleva el desarrollo de capacidades analíticas, actitudes empáticas y de tolerancia

 

El paso en el año 1999 de la asignatura de educación cívica a la incorporación del concepto de formación ciudadana en el currículum implicó, según el documento BCN, cambios que se pueden graficar en la siguiente tabla:

 

Tabla 1. Cambio de paradigma: de Educación Cívica a Formación Ciudadana.

Educación Cívica

Formación Ciudadana

A. Foco en la institucionalidad política.

A. Triple foco: institucionalidad política y ampliación temática a “problemas actuales de la sociedad” y a las competencias para resolver conflictos.

B. Ubicada en los últimos cursos de la Educación Media.

B. Presente a lo largo de la trayectoria escolar.

C. Orientada a adquisición de conocimientos - foco en contenidos.

C. Orientada a la adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes en ambientes y prácticas con predominio de relaciones participativas y democráticas.

Fuente: Orientaciones técnicas y guiones didácticos para fortalecer la formación ciudadana

 

De acuerdo al texto BCN, la implementación de este cambio curricular con respecto a la formación ciudadana incorporó tres grandes cambios:

 

·         Dispone los objetivos y contenidos relacionados con la Formación Ciudadana, no en una asignatura especializada y ubicada en un solo punto de la secuencia escolar, sino que los instala en las asignaturas de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, desde 1° Año de la Enseñanza Básica a 4° Año de la Enseñanza Media.

·         Incorpora de manera complementaria el desarrollo de habilidades y actitudes que favorecen la democracia y la Formación Ciudadana en otras tres asignaturas del plan de estudio: Lenguaje y Comunicación, Orientación y Filosofía.

·         Define unos Objetivos Fundamentales Transversales (OFT), que explicitan un conjunto de valores, actitudes y habilidades relevantes para la democracia y la ciudadanía, los que deben ejecutarse tanto a través de los contenidos de las asignaturas, como en otros espacios escolares que favorezcan que los estudiantes pongan en práctica los aprendizajes logrados (Consejo de Curso, debates estudiantiles, Centro de Alumnos, etc.).

 

De manera más específica, el currículum debe desarrollar los siguientes conocimientos, habilidades y actitudes en el marco de la formación ciudadana a lo largo de la trayectoria escolar.

 

Tabla 2. Conocimientos, habilidades y actitudes para la formación ciudadana en el currículum actual.

Conocimientos

Habilidades

Actitudes

- Democracia y derechos humanos

- Identidad Nacional y relaciones internacionales

- Cohesión Social y Diversidad

 - Economía Política

- Educación Ambiental

- Manejo de información pública

- Expresión y debate

- Relación con el otro y manejo de situaciones nuevas

- Personales

- Visión del otro

- Integración Social

- Convivencia con el otro

Fuente: Tercer libro formación ciudadana en el currículum de la reforma.

 

Actualmente, según las “Orientaciones para la elaboración del Plan de Formación Ciudadana, es posible identificar en las escuelas y liceos, diversas instancias en donde la las competencias ciudadanas se forman y/o practican. Entre ellas, las más evidentes son:

 

a)      El aula, entendida como el ámbito donde se materializa el currículum, esto es, donde se intenciona el desarrollo de las habilidades, conocimientos y actitudes que fortalecen la ciudadanía (incluye las horas de libre disposición)

b)      Los espacios donde se desarrollan actividades que complementan el proceso de formación curricular y motivan la participación estudiantil “fuera del aula”, a saber, en actividades extra programáticas, y

c)       Las acciones de integración que promueven el compromiso y la participación cotidiana de toda la comunidad educativa.

 


Accesos panel

Buscador de Leyes - BCN Ley Chile

Final Nacional Torneo Delibera 2018

Final Nacional Torneo Delibera 2017


Facebook Live Delibera
Objetivos de desarrollo sostenible

¿Cómo se hacen las Leyes?

Información básica sobre todo el trabajo que hacen los parlamentarios en el Congreso Nacional para elaborar las leyes que rigen en Chile.

Constitución Política de Chile

Texto actualizado y completo de la Constitución Política de Chile de 1980.

Delibera en youtube